ACAPULCO, Gro., 27 de junio de 2020.- Con poca afluencia de personas se instalaron este sábado los módulos de pruebas de Covid 19 de la Secretaría de Salud estatal en las colonias de la periferia y zona Diamante del puerto.

Quadratín acudió al mediodía a los módulos instalados en el Zócalo de la colonia Emiliano Zapata y en el centro de salud de Ciudad Renacimiento, dos de los asentamientos más grandes de Acapulco.

En Renacimiento se hicieron sólo cuatro pruebas, a dos hombres y dos mujeres, una de ellas una adolescente acompañada por su familia. En tanto en la Zapata no llegó nadie a hacerse el examen.

Quadratín conoció que al menos cinco personas se presentaron en el módulo de plaza Palmas de la zona Diamante, y un par más en la glorieta del poblado Puerto Marqués, donde de manera discreta se han reportado varios decesos de habitantes en las últimas semanas, al parecer por coronavirus.

Los pocos que se hicieron la prueba la describieron como un poco molesta, además de decir que tienen miedo de los resultados.

Gerardo Vázquez, enfermero que reside en Ciudad Renacimiento, contó que fue a hacerse el examen debido a que hace cuatro días empezó a tener dificultades para respirar.

También acudió su esposa, con quien tiene una hija de unos dos años, pues el viernes por la noche empezó a tener fiebre alta y diarrea.

“Se ve un poco aparatoso y se siente un poco de molestia. (Se sienten) carraspera y ganas de vomitar que te dan al sentir un objeto extraño (en la garganta)”, explicó Gerardo, quien obtendrá sus resultados en una semana.

Mientras que  Manuel Soberanis explicó que desde hace tres días ha tenido síntomas propios de la enfermedad. “Es un poco doloroso, un poquito, no es mucho. He tenido síntomas, rasposa la garganta, un poco de fiebre”, dijo.

Ante el debate generado entre la comunidad de seguidores de Quadratín Guerrero, respecto a que los médicos que aplican las pruebas deben de cambiarse los guantes por cada paciente, este reportero pudo documentar que los doctores, cada vez que aplican una prueba, desinfectan sus guantes, trajes y googles con los que trabajan.