ACAPULCO, Gro., 19 de febrero de 2019.- El director de la oficina en Bruselas de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), Miguel Martín Zumalacárregui señaló que en México es muy repetitiva la criminalización de las protestas sociales, y calificó como una política de Estado, la represión a los defensores de derechos humanos.

En entrevista después de visitar a integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (Cecop), presos desde el 7 de enero de 2018 en el penal de Acapulco, Martín Zumalacárregui aseguró que trabajan para su liberación, y se dijo convencido de que pronto se logrará, ya que no hay ninguna prueba sólida para mantenerlos en prisión, el mundo está mirando el caso y no creo que en México se pueda permitir mantener esta detención arbitraria y mucho más con tanto tiempo”.

Demandó al gobierno del estado la liberación de los 17 integrantes del Cecop, pues calificó como arbitraria la detención, puesto que no hay pruebas en su contra y “refuerza nuestra indignación por el hecho de que estén presos únicamente por defender el derecho al agua”.

 Además, dijo, que este caso demuestra una vez más que el sistema de justicia penal en México trabaja en dos velocidades, porque por una parte se procesa y se hacen las diligencias y por otro, las investigaciones de tortura y ejecuciones extraoficiales permanecen sin avanzar.

“No hay ninguna diligencia y por lo tanto vemos dos procedimientos que se abrieron a la par en uno de ellos se avanza y los compañeros están encarcelados y criminalizados cuando son las víctimas de tortura, el caso no avanza y muestra un sistema de justicia que no es igual para todos”, detalló.

Abundó que “la recomendación es la liberación de los compañeros, garantías de no repetición y reparación por el daño causado y aparte que se haga justicia por los casos de tortura, por los casos extrajudiciales y empujar de todas las maneras posibles”.

Por otra parte, el médico del Colectivo contra la Tortura e Impunidad de Guerrero José Raymundo Díaz Taboada dijo que los detenidos siguen presentando secuelas físicas y psicológicas por la tortura que reciben los integrantes del Cecop. “No hay un delito de investigación, falta esa parte, lo que vemos es que efectivamente sí hay secuelas en los compañeros, porque se siguen quejando como consecuencia de algunos golpes ocurridos”, expresó.

Criticó que “no tienen acceso a actividades deportivas, acceso limitado a clases de primaria, secundaria, les es más difícil a ellos por estar en un área segregada de la población tener actividades comerciales y generales como tiene la población, ya pasamos a ver al responsable del Cereso para hacerle saber lo que nos han contado los presos y esto se le dé seguimiento”.