CIUDAD DE MÉXICO, 24 de mayo de 2019.- El año 2018 el gobierno federal gastó 90 mil millones de pesos en medicinas y 10 proveedores vendieron el 80 por ciento, de los cuales tan sólo tres concentraron el 60 por ciento, por eso se busca terminar con el huachicol de medicinas, explicó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario adelantó que a partir del lunes 27 de mayo, el secretario de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela, estará presente durante alguna de las conferencias matutinas para explicar cómo es que su administración resolvió el desabasto de medicamentos para pacientes tratados para VIH/Sida que fue heredado por la administración anterior.

“Se compraban medicamentos caros, muy caros, nos ahorramos más de mil millones de pesos y los tratamientos son mejores, se los explico de manera general y quiero que se los expliquen técnicamente, científicamente, porque esto va a servir de ejemplo para desenmascarar a estos corruptos que quieren seguir robando este dinero de las medicinas”, aseguró.

“Así que quiero que vengan este lunes para que vengan y les explique, tenemos fuertes presiones pero nos vamos a resistir, no se va a resistir el huachicol en nada, se acaba el huachicol, ni en la compra de papel para libros, ni en la compra de medicamentos, había quien no tenía nada que ver, luego se enojan porque salen a relucir sus nombres pero ¿para qué se meten?”, señaló.

López Obrador aseveró una vez más que todos los señalamientos de médicos, enfermeros y personal de instituciones de salud donde existe desabasto de tiene que revisar, “porque son muchos los intereses”.

Afirmó que para las medicinas y los servicios de salud, el gobierno federal no va a escatimar en presupuesto y reiteró que todo está relacionado a la corrupción.

Además descartó que exista un “congelamiento de recursos, hay presiones, de los que venden las medicinas, entonces imagínense el negocio, una empresa vendía dos mil millones de dólares, ese es el problema, y hasta en vinculación con medios de información pero ya no quiero seguir hablando porque luego se enojan mucho”.

La nota en Quadratín México.