ACAPULCO, Gro., 30 de diciembre de 2019.- El gobierno español respondió a la expulsión de dos  integrantes de su delegación diplomática en Bolivia, con una medida espejo para tres diplomáticos de ese país sudamericano en Madrid, publicó Excélsior.

Este lunes, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez expulsó a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado y a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, y les dio 72 horas para dejar el país.

En respuesta, el gobierno español “en reciprocidad al gesto hostil del gobierno interino de Bolivia” también expulsó a tres funcionarios de su Embajada en Madrid, quienes deberán salir de España en 72 horas.

Se trata del encargado de negocios, Luis Quispe Condori; del agregado militar, Marcelo Vargas Barral; y del policial, Orso Fernando Oblitas Siles.

En un comunicado, expresó que “rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos de Bolivia”.

Para España, cualquier afirmación en este sentido “constituye una calumnia dirigida a dañar nuestras relaciones bilaterales con falsas teorías conspiratorias. La relación entre nuestros dos países se basa en el mutuo respeto a nuestras instituciones democráticas y esta será siempre la referencia en nuestras actuaciones”.

En este sentido, “España exige que el actual gobierno interino de Bolivia reconduzca y desescale los contenidos de sus afirmaciones y se recupere cuanto antes el buen sentido de confianza y cooperación entre nuestros dos países, tan necesario ahora como siempre”.