CHILPANCINGO, Gro., 25 de marzo de 2019.- Un ex convicto del penal de Chilapa reveló irregularidades que lleva a cabo el jefe de Seguridad, César Romero Jaramillo, a quien señaló de ser el que controla la cárcel, por encima del director Mario Alberto Reza Arzola.

En conferencia de prensa este lunes, el ex reo, que salió en libertad el pasado 19 de marzo, confesó bajo anonimato que en ese penal cobran 200 pesos por permitir las visitas conyugales, y otros 200 por día si las parejas de los reclusos quieren quedarse.

Dijo que él pudo introducir una televisión por 200 pesos, la cual dejó a sus compañeros de celda, pero el jefe de Seguridad se las quitó. Informó que, a quienes pueden ingresar pantallas, además les cobran 500 pesos extra por permitir que se conecten al servicio de Sky.

Agregó que también les cobran a los que tejen las sillas de palma, e incrementan el precio de la madera que se introduce para los que llevan a cabo actividades de carpintería.

El denunciante expresó que tenía la idea de que Romero Jaramillo se comportaría de otra manera porque había estado preso como ellos, pues estuvo sujeto a investigación tras los conflictos en el penal de Acapulco en 2014, en los que murieron tres reos.

Mencionó que una de las custodias del penal es pareja sentimental del jefe de Seguridad y entre los dos se hacen cargo de la tienda de la cárcel, en donde elevan los precios de los productos y muchos de los detenidos, en su mayoría indígenas, no tienen acceso ni a un refresco por los altos costos.

Consideró que es necesario que César Romero sea destituido del cargo, pues ya lleva dos años en este, cuando regularmente a los seis meses los rotan para evitar ese tipo de acciones.