CIUDAD DE MÉXICO, 20 de noviembre de 2019.- Con la idea de recordar los 109 años por la Revolución Mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó el desfile conmemorativo y una escenificación histórica.

A las 11:22 horas de este miércoles, comenzó el evento oficial, y se interpretó el Himno Nacional para rendir honores al Primer Mandatario, como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

En el balcón presidencial acompañaron a López Obrador, su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, los secretarios de Marina Rafael Ojeda, y Defensa Nacional Luis Cresencio Sandoval, así como la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum Pardo.

En la plancha del Zócalo capitalino, la corneta de órdenes dio la indicación de desalojo a los efectivos a pie o a caballo, para encaminarse a su posición para el desfile, y abrir paso a los cadetes que actuaron pasajes históricos.

Fue así como se dio paso a la escenificación, entre otros hechos de la historia nacional, de tropas Zapatistas y Villistas, en la que participaron al menos mil efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Secretaría de Marina (Semar).

Aún cuando fue enmarcando por el aniversario 109 del inicio de la gesta de la Revolución Mexicana, también se hizo alusión a las civilizaciones prehispánicas: Olmeca, Maya, Tolteca y Teotihuacana.

Dirigiéndose hacia los cuatro puntos cardinales, un indígena hizo sonar un caracol, que fue el símbolo de apertura de la escenificación. Haciendo una representación desde los conservadores y liberales encabezados por Benito Juárez, como la Primera Transformación de México, se hizo un recuento histórico del país arrancando con la Guerra de Independencia.

Con aeronaves, pirotecnia, y atuendos de la época, se exaltó el nacionalismo narrando los principales hechos históricos del país.

Posteriormente, se representó la Guerra de Reforma, resaltando el paso de la estructura política de la Colonia al orden Constitucional, con la promulgación de la Carta Magna el 17 de diciembre de 1857, como Segunda Transformación.

Enmarcado con representaciones de Emiliano Zapata, la escenificación de la Tercera Transformación con el conflicto armado que se levantó en contra de la dictadura y el régimen de Porfirio Díaz, y la sublevación de comunidades indígenas.

Los cadetes representaron también la Decena Trágica tras la captura de Francisco I. Madero, y el quebranto del orden Constitucional por el que se movilizó Venustiano Carranza y desconocer el gobierno de Victoriano Huerta.

La nota completa aquí.