CHILPANCINGO, Gro., 25 de febrero de 2017.- La falta de apoyo, principalmente económico, así como el desinterés del gobierno e instituciones públicas, ponen en riesgo que un proyecto científico creado por dos jóvenes guerrerenses no se presente en la competencia internacional Golden Climate International Environment Project Olympiad 2017, la cual se llevará a cabo en abril en Kenia, país del continente africano.

Se trata de Ecosanil, un adhesivo natural creado a base de una planta propia de las costas de Guerrero, cuyo nombre no revelaron, que podría sustituir a los pegamentos sintéticos y tóxicos en los materiales escolares.

El producto ya fue procesado y envasado por Gibrán de Jesús Meza Castrejón y Adrián Constantino Valencia González, jóvenes de 17 años, alumnos del Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios (CETIS) 135 de Chilpancingo.

El proyecto surgió en 2015, de las vivencias que estos jóvenes tuvieron en pueblos de la región Costa Grande, “donde la gente utiliza esta planta para pegar papalotes, y de ahí surgió la idea para hacer el pegamento, ya más presentable”, sostiene Gibrán.

Después de varias prácticas, los jóvenes consiguieron el producto deseado y lo han llevado a distintas ferias de ciencia en Acapulco y Guadalajara en 2015, Villahermosa, Tabasco en 2016, y hasta Phoenix, Arizona en el mismo año.

La competencia internacional Golden Climate International Environment Project Olympiad 2017 se llevará a cabo la primera semana de abril en la ciudad de Nairobi, Kenia, evento para el cual Gibrán y Adrián ya están acreditados para participar.

Los jóvenes cuentan con el apoyo moral de su escuela, y de su asesora, una profesora de la unidad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Guerrero, cuya Rectoría tampoco ha mostrado apoyo a este proyecto.

Lo que les falta es el boleto de avión para viajar a África, el hospedaje en Kenia, el dinero para comida y gastos.

Para acudir al Golden Climate International Environment Project Olympiad 2017, “se requieren aproximadamente 82 mil pesos, que tampoco es mucho, pero nosotros no los tenemos, nuestros padres nos dicen que no perdamos la esperanza, ellos hacen su mayor esfuerzo. Hemos tocado puertas de algunas oficinas de gobierno, nos dicen que sí, pero no vemos nada de apoyo”, sotuvo Adrián.

Para estos dos jóvenes, asistir al concurso para mostrar su trabajo y que sea calificado por instancias internacionales significa poner en alto el nombre del estado de Guerrero y de México.

Su sueño es certificar el adhesivo Ecosanil, para venderlo a bajo costo a comunidades de Guerrero y contribuir a reducir los gastos de las familias en útiles escolares, así como continuar con sus estudios para llevar a cabo más proyectos científicos.