ACAPULCO, Gro., 27 de septiembre de 2021.- Integrantes del Consejo Universitario, máxima autoridad de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) tomaron protesta a José Alfredo Romero Olea como rector de la máxima casa de estudios por el periodo 2021-2023.

“Consiente y orgulloso de la historia, del legado y presente de la Universidad, encabezaré un rectorado incluyente, propositivo, impulsor de consensos y articulador de acuerdos, de puertas abiertas al diálogo que construya decisiones colegiadas”, ofreció durante su mensaje luego de rendir protesta al cargo.

José Alfredo Romero reconoció la necesidad de mejorar la cobertura en la educación media superior y superior, la calidad y la equidad en todos los niveles, así como fortalecerlos para responder a las expectativas y necesidades de quienes habitan la entidad.

Agradeció el trabajo del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador por los programas sociales que benefician a los sectores menos favorecidos del país y destacó el respeto a la autonomía de la Universidad que durante su gestión ha tenido el actual gobernador Héctor Astudillo Flores.

Ofreció a la gobernadora electa, Evelyn Salgado Pineda una alianza entre su gobierno y la Uagro para impulsar el desarrollo de la entidad y en beneficio del pueblo guerrerense.

Refrendó su compromiso y lealtad con la institución al servicio del pueblo y agradeció la confianza del Consejo Universitario, órgano que le confirió la tarea de encabezar la gestión en la Uagro, por lo que ofreció además acrecentar la capacidad científica, intelectual y patrimonial de la institución para asegurar que las próximas generaciones, sobre todo las más pobres, tengan oportunidades.

En su mensaje, el flamante rector y sustituto del ex rector Javier Saldaña Almazán, de quien halagó su fortaleza física y espiritual por vencer el Covid 19, felicitó a quienes superaron el virus y pidió un minuto de aplausos para ellos.

“Consideramos que la historia de nuestra Universidad refleja el espíritu social popular de la misma, la vida social y profesional del estado, su desarrollo económico, su creatividad e identidad cultural no podría entenderse sin la Universidad Autónoma de Guerrero”, subrayó Romero Olea.

Añadió que mantendrá una gestión activa, propositiva y articuladora, impulsora de la educación, creadora de conocimientos para solucionar los problemas que afectan a la sociedad como la inclusión social, el desarrollo económico, la inseguridad, la brecha digital y el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente.

Hizo un exhorto a construir una agenda acorde con las tendencias globales de la educación superior y responda a los desafíos del país y del estado.

Dijo que la Universidad ha sido un motor para el cambio social, económico y político del estado y del país.

Hizo una reseña del proceso de transformación que tuvo la institución, a partir del primer rectorado autónomo encabezado entonces por Rosalío Wences Reza.

Destacó la participación de los y las universitarias durante el periodo más álgido de la pandemia, y las acciones emprendidas desde la ciencia para ayudar a las autoridades y a la población, como la disposición de abrir sus laboratorios para detectar el virus en la población y la dotación de alimentos en sus comedores, entre otras tareas.