CIUDAD DE MÉXICO, 21 de septiembre de 2016.- Rusia y Estados Unidos, potencias en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria, se enfrentan entre sí por la muerte de 90 soldados sirios en un bombardeo de la coalición estadunidense y la muerte de 20 miembros de un convoy con ayuda humanitaria, informa la agencia de noticias del Estado mexicano, Notimex.

Estados Unidos culpa a Rusia por el ataque aéreo del lunes al convoy con ayuda humanitaria cerca de la ciudad siria de Alepo, en donde 18 de los 31 camiones de la organización solidaria Media Luna Roja de Siria fueron destruidos y murieron 20 personas.

Estos dos recientes incidentes mancharon la tregua alcanzada el nueve de septiembre que entró en vigor la tarde del lunes 12, pero siete días después fue cancelada, ya que los grupos rebeldes infringieron más de 300 veces el acuerdo y se produjeron más de 200 muertos, destacó la agencia SANA.

Los errores son comunes cuando no existe la coordinación adecuada para luchar contra el Estado Islámico en Siria, así como la prioridad que tiene cada parte en este conflicto.

Estados Unidos y Rusia respaldaban lados opuestos en la guerra civil que lleva cinco años devastando Siria, y que ha dejado más de 280 mil muertos y más de 12 millones de desplazados.

Estados Unidos combate al EI y al Frente al Nusra, dando la espalda a las tropas leales al presidente sirio Bachar Al–Assad.

La implicación de Rusia en el conflicto en Siria no es nueva: desde su inicio, en la primavera de 2011, Moscú ha sido un aliado del gobierno de Bashar al–Assad, al que ha apoyado tanto militar como diplomáticamente.

Más información aquí.