Está iniciando un año más, fecha en la que a nivel personal nos hacemos planes y propósitos. Sin embargo, como ciudadanos este nuevo año 2019 también genera grandes expectativas y retos en diferentes temáticas. Por ejemplo, en materia de salud, que resulta ser fundamental para el bienestar de todo ser humano, el cual ha registrado avances importantes durante la última década, pero aún enfrenta desafíos considerables.

Veamos cuál es el panorama de la salud en México y qué retos suponen en este año 2019. Citemos brevemente cuatro temas que continuarán demandando atención prioritaria en la agenda de salud pública de nuestro país.

  1. Salud mental.

Los trastornos mentales afectan a casi el 30 por ciento de la población. En nuestro país aumenta considerablemente el riesgo de padecer enfermedades transmisibles y no transmisibles, además de contribuir a las lesiones no intencionales e intencionales, siendo más frecuentes los trastornos de ansiedad, déficit de atención, esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión y el uso de sustancias, así como los intentos suicidas. Un dato muy alarmante es que de cada cinco personas que padecen un trastorno sólo uno recibe un tratamiento. Una persona con un trastorno mental visita cinco médicos antes de ver a un psiquiatra, de acuerdo con la Asociación Psiquiátrica Mexicana (APM).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2020 la depresión será la segunda causa de mortalidad prematura y de discapacidad en el mundo, y la primera en países en vías de desarrollo como México, esto a pesar de que en casi el 50 por ciento de los casos es posible identificar los trastornos mentales antes de los 14 años. México, al igual que otros países de ingreso medio-alto, destina en promedio el 2.4 por ciento de su gasto en salud a la salud mental, mientras que la OMS recomienda que se invierta entre el 5 y el 10 por ciento del gasto en salud.

2. Expectativa de vida.

México es un país con más de 119 millones de habitantes en dónde las expectativas de vida, se presume, han aumentado 15.2 años en las últimas cuatro décadas, llegando así a una edad promedio de 76.1 años, aunque esto resulta variante entre hombres y mujeres, y entre cada entidad federativa.

Tomando como referencia un estudio realizado por el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés), México es un país latinoamericano con una alta expectativa de vida para el año 2040. Uruguay, 79.3 años; Argentina, 78.8 años; Brasil, 78.5 años; y México, 78.3 años. La menor esperanza de vida de Latinoamérica la tienen Guatemala y Honduras, con 76 años cada uno. Sin embargo, Costa Rica, Perú y Panamá, reflejan ser países latinoamericanos con una mayor esperanza de vida, de 82.2 a 82.6 años. Aunque vivir más tiempo no necesariamente significa vivir mejor, y a mayor esperanza de vida, mayores retos para los sistemas de salud.

3. Índice de mortalidad.

Datos del INEGI 2018 señalan que las principales causas de defunción en México (88.6 por ciento), son por enfermedades y problemas relacionados con la salud, entre las cuales destacan las enfermedades del corazón (141 mil 619), la diabetes (106 mil 525), el cáncer (84 mil 142), enfermedades del hígado (38 mil 833), enfermedades cardiovasculares (35 mil 248) y las enfermedades pulmonares (22 mil 954) mientras que el 11.4 por ciento (80 mil 400) fallece por causas externas, principalmente accidentes (36 mil 215), homicidios (32 mil 079) y suicidios (6 mil 559).

Parte de las muertes relacionadas con la salud, se debe al aumento de los factores de riesgo, incluyendo el consumo de sustancias legales e ilegales (alcohol, tabaco, marihuana) el sedentarismo, la ingesta de alimentos altos en contenido calórico no nutritivo y a la reducción en la prevalencia de las enfermedades transmisibles.

4. Salud materno-infantil.

México, al igual que otros países del mundo, no ha logrado cumplir con los objetivos de desarrollo del milenio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) propuestos para el año 2015, que establecen una reducción de 73 por ciento de las muertes maternas. De acuerdo con la OMS, en nuestro país ocurren 62 muertes fetales cada día, mientras que más de dos millones de recién nacidos (44 cada mes) mueren durante el primer mes de vida, lo que se conoce como muerte neonatal.

México en el tema de la salud ha registrado avances importantes durante la última década en este sentido. Un estudio publicado en la revista médica internacional The Lancet coloca a México en uno de los países con mejoría, posicionándose en el lugar 91 de 195 países que conforman la OMS, por delante de países como Ecuador, Perú, y Brasil, pero aún enfrenta desafíos considerables. Coincido con algunas voces en que debemos poner énfasis en la promoción de la salud, detección de riesgos y fomentando la participación ciudadana en la prevención.

Queda muchísimo por hacer y mientras más conozcamos sobre los retos de la salud, más proactivos podemos ser para brindar una respuesta oportuna. Cierto, es vital, literalmente hablando, que las autoridades sanitarias tengan un plan de acción, pero como seres humanos hay que asumir nuestra responsabilidad en cuanto al autocuidado de nuestra salud. La prevención no es un sueño imposible. Tenemos un año más para volver a intentarlo. Y tú, lector, lectora ¿qué te comprometes a hacer por tu salud y la de tu familia este nuevo año 2019?