IGUALAPA, Gro., 19 de marzo de 2020.- Dionisio Flores Romero de 31 años, es originario de Acalmani, estuvo radicando en Estados Unidos durante algunos años y decidió regresar a su población de origen, donde a falta de empleo se puso a sembrar sandía mejorada en un terreno propiedad de su suegro, quien lo ayudó en esta tarea.

Gracias a su esfuerzo, Dionisio Flores llegó a producir cinco toneladas de sandía en un terreno de aproximadamente 400 metros cuadrados, con un sistema de riego por goteo ubicado a orilla del arroyo Michiapa, cerca del puente vehicular que conduce a la localidad de San José Buenavista, donde vende desde 20, 30, 40, 50 y hasta 60 pesos cada sandía.

“El tiempo que sembré fue rápido, la cosecha se está dando a los tres meses y medio, y de ayuda del gobierno la verdad nada, todo fue de mi bolsa y con esfuerzo y trabajo, está saliendo la sandía”, expresó y dijo que gracias a Dios le está saliendo la inversión y le quedará un poco de ganancia.

Recordó que en Estados Unidos, se dedicaba a trabajar en restaurantes y nunca había cosechado sandías, no obstante dijo que se aventuró a producir el campo con la asesoría de un técnico de la localidad de Cochoapa en Ometepec, quien no le cobró, sólo le compraba los insumos en su tienda de agroquímicos y el asesor lo visitaba.

Explicó que además de sandía mejorada, también sembró otro tipo de sandía que no es muy común pero de igual manera tiene un buen sabor y excelente tamaño.

“Es una sandía criolla, como le decimos por acá, y la semilla me la consiguió, me la regaló, más bien dicho mi suegro, y él dice que la consiguió por allá de los bajos, pero sí es sandía, sólo que es amarilla, pero es sandía criolla”.