ACAPULCO, Gro., 15 de diciembre de 2018.- El gobernador Héctor Astudillo Flores se comprometió con vecinos de la zona poniente del puerto a hacer lo que le corresponda para que ya no se corte el suministro de agua potable y tratar de resolver “a como dé lugar” el adeudo histórico de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio (CAPAMA) con la Compañía Federal de Electricidad (CFE).

Durante el evento oficial de entrega de luminarias en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, los inconformes le gritaban al mandatario estatal que el agua es escasa en colonias de esa zona.

El mandatario reconoció que el adeudo de la CAMAPA con la CFE es complicado de pagar, pero aseguró que encontrará la manera de hacerlo.

“Yo no me imagino cómo le vamos a hacer para conseguir 537 millones de pesos para pagárselos a la Comisión Federal de Electricidad. Pero a final de cuentas vamos a tratar de resolverlo a como dé lugar”, dijo.

Astudillo Flores le explicó a los asistentes al acto que hace un par de días la CFE cortó la electricidad de los sistemas de captación de agua de la CAPAMA por un adeudo de aproximadamente 30 millones de pesos, y agregó que, junto a la alcaldesa Adela Román Ocampo, habló con el director general Manuel Bartlett Díaz para pedirle el restablecimiento del servicio, el cual volverá poco a poco.

Asimismo informó que el lunes se reunirá a las 11 de la mañana con Manuel Bartlett “para llegar a algún acuerdo para que no nos vayan a volver a cortar la energía eléctrica y entonces el problema sea mayor”.

Puntualizó que los sistemas de bombeo ya funcionan y que que el agua llegará paulatinamente a las colonias.