CHILPANCINGO, Gro., 7 de mayo de 2016.- La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias- Policía Comunitaria de los Pueblos Fundadores (CRAC-PC-PF), adscrita a la Casa de Justicia de Rincón de Chautla de los municipios de Chilapa y José Joaquín de Herrera, negó su participación en el movimiento que han emprendido 300 hombres armados en los últimos días en la cabecera de Chilapa y Zitlala, en busca de una mujer desaparecida.

Mediante un comunicado, los integrantes de la CRAC de Chilapa manifestaron que hasta este día 7 de mayo, ellos no han realizado ningún operativo fuera de su territorio, puesto que se apegan a un reglamento interno en el artículo 14 fracción V.

La agrupación comunitaria conformada por más de 50 pueblos indígenas indicó que no comparte ideas con grupos delictivos y mucho menos con el grupo armado autodenominado Por la Paz y la Justicia.

Argumentaron que los grupos delictivos que operan en la zona de Chilapa y Zitlala buscan confrontar a la CRAC con el gobierno, por lo que aseguraron que no permitirán que gente ajena los utilice como escudo al decir que son de la CRAC de Rincón de Chautla, como sucedió el pasado martes 3 y miércoles  4 de mayo, luego de que se difundieran versiones de que había sido esa policía comunitaria constituida en el 2014 la que irrumpió en Chilapa.

“Recordamos a los gobiernos que, la actuación de la Policía Comunitaria es legal y legítima, reconocida en los  artículos 1°, 2° y 39° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero en sus artículos 8, 9, 10, 11, 14; Ley 701 artículo 6, 37, sobre Derechos y Cultura Indígena de Nuestro Estado; así como el Convenio 169 de la OIT en los artículos 1, 2, 3 y 8”, se lee en el comunicado.