CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre de 2019. — El tradicional Ángelus dominical en la Plaza de San Pedro comenzó tarde porque el Papa Francisco se quedó encerrado en un elevador durante 25 minutos.

“¡Queridos hermanos y hermanas, buenos días! Antes que nada, tengo que disculparme por el retraso, pero ocurrió un accidente: me quedé cerrado en el ascensor por 25 minutos”, explicó el Santo Padre al asomarse en el balcón, según consta en el video de Vatican News.

Ante los miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para el rezo de la oración mariana, y tras explicar el retraso por el problema técnico del ascensor del palacio apostólico, el Santo Padre agradeció el trabajo de los bomberos del Vaticano que lo auxiliaron.

La nota aquí