ACAPULCO, Gro., 14 de septiembre de 2016.- El especialista en fuego, José Torero, realizó un experimento sin precedente para demostrar que para que los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa hubieran sido quemados hasta las cenizas en el basurero de Cocula, se debieron utilizar 30 toneladas de madera.

De acuerdo con un video publicado por la revista Science, en Australia, Torero incineró en una pira de madera cuatro cadáveres de cerdos, en sustitución de cuerpos humanos, para los que se necesitaron 700 kilos de madera para llevar cada cuerpo al punto en que no quedaran restos orgánicos.

Tras las pruebas científicas, cuyos resultados fueron publicados en el portal de la revista Science, el experto concluyó que para quemar 43 cuerpos al grado en que no fuera posible la identificación por ADN, se debieron utilizar 30 toneladas de madera.

Subrayó que en el basurero de Cocula no vio la madera necesaria para incinerar esa cantidad de cuerpos.

El 15 de julio de 2015, en una inspección al basurero de Cocula, el especialista peruano consideró que los restos humanos hallados en el lugar, si fueran de los estudiantes, debieron ser quemados en un crematorio y no al aire libre, como aseguraron los presuntos responsables.

Para el artículo, Science consultó también a expertos y a autoridades mexicanas. El investigador independiente experto en materia de incendios de Islamorada, Florida, John Lentini, coincidió en que “no tiene sentido que pueda hacerse desaparecer a 43 personas de esa manera”.