ACAPULCO, Gro., 21 de enero de 2016.- Promotores, edecanes y representantes de marcas de productos en las tiendas de autoservicio, se quejaron por el abuso y la imposición de cobros excesivos de un impuesto cobrado por el gobierno de Acapulco que preside el alcalde Evodio Velázquez Aguirre, pues aseguran que pone en riesgo la fuente de empleos.

Este miércoles, en una asamblea de más de 100 promotores y edecanes, así como manejadores de personal, indicaron que a pesar de que el cobro de 280 pesos con 40 centavos ya se hacía, éste era por tienda y sólo en caso de ofrecer degustaciones, pero ahora tienen que pagar por cada persona y sin importar  si son promotores, edecanes o acomodadores.

La presidenta de la Unión de Trabajadores de Autoservicio, Patricia Ochoa Núñez explicó que hay marcas que han dejado Acapulco ya que consideran que el impuesto”es impagable” y prefieren irse a otros estados de la República, porque es el único municipio donde se cobra este impuesto.

Explicó que hay empresas que sacaron el costo anual con esta modalidad y les resultan cobros mayores al millón o hasta 24 millones, por lo que prefieren retirarse de Acapulco, generando así desempleo.

“Los recursos que tenemos es por la vía legal. Ayer estuvimos en el Congreso para tratar el tema y por ello estamos viendo el que se suspenda dicho pago en lo que se estudia. Es un impuesto exagerado, va a llevar el fracaso para la industria”, recalcó Patricia Ochoa.

El administrador de la Unión de Trabajadores de Autoservicio, Arturo Fernández expresó que en temporada baja estas actividades generan empleo para 500 promotoras y en temporadas altas llegan a contratarse hasta mil 500.

Asimismo los promotores denunciaron el acoso por parte de inspectores de la Dirección de Reglamentos y Espectáculos en el municipio, quienes están rondando a los trabajadores y vigilando para multarlos inmediatamente.