ACAPULCO, Gro. 12 de junio de 2014.- Las discotecas de Acapulco han logrado en tres años recuperar el 80 por ciento de las fuentes de empleo que se perdieron en el 2011, cuando prácticamente este sector se vino abajo por los problemas de inseguridad, que acabaron con la vida nocturna del puerto.

Oscar Bustos García, presidente de la Asociación de Restaurantes, Bares y Discotecas (ARBD), dijo que debido a que la gente dejó de salir por la noche a causa del miedo a la delincuencia, se perdió el 40 por ciento de la plantilla laboral.

A la fecha se han recuperado el 80 por ciento de los empleos y aunque todavía hay alrededor de tres discotecas que abren sólo en “puentes” y temporada, la gran mayoría de estos centros de diversión funcionan normalmente, con un incremento de clientela.

Entre las discotecas que abren sólo en temporada citó que son Lucrecia y Pure, ambas en la zona Diamante, mientras que Nisha está en remodelación.

Las discotecas que funcionan normalmente son el Baby’O, Paladium, Mandara, Love y Disco Beach, señaló Oscar Bustos García, quien dijo que se ha ido recobrando en los últimos años la vida nocturna de Acapulco.

“En el 2011 llegamos a tocar piso y casi no teníamos gente en las discotecas; un día sábado en esa época no llegamos ni a cien clientes entre todas”, recordó.

Actualmente, “ha mejorado muchísimo la actividad en lo que corresponde a restaurantes, bares y discotecas, porque la gente recuperó la confianza en salir a divertirse y disfrutar la vida nocturna, porque hay más seguridad”, afirmó el representante de este sector.

El dirigente discotequero señaló que la seguridad fue un factor fundamental para recuperar la vida nocturna de Acapulco y también la unión del sector turístico, que ha trabajado para el reposicionamiento de este destino.