OAXACA, Oax., 13 de agosto de 2016.- La Policía Federal (PF) y Gendarmería deshabitaron dos de sus campamentos en Oaxaca y empezaron su salida de la entidad, como lo había solicitado la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

“Exigir la salida inmediata de las fuerzas policiacas del estado de Oaxaca”, era una de las peticiones del gremio magisterial.

El Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación (MDTEO) condena enérgicamente al Estado por ordenar a las policías federal y estatal el ataque sangriento que sufrimos maestros y pueblo de Oaxaca en Nochixtlán y crucero de Viguera el domingo 19 de junio de 2016; lo que dejó como saldo 11 muertos, 27 detenidos, un número indeterminado de heridos y desaparecidos, indica uno de los puntos de los acuerdos de la Asamblea Estatal que difunde el magisterio.

Sigue la nota en Quadratín Oaxaca.