MORELIA, Mich., 31 de marzo de 2019.- Selena sabía perder, aunque admitía lo que le dolía. Sus seguidores, en cambio, no estaban preparados para perderla aquel 31 de marzo de 1995, y menos de la forma en que ocurrió.

A sus escasos 23 años ella lo tenía todo: amor, fama, éxito y dinero, y no había nada que pudiera parar su ascenso… sólo la muerte.

Eran las 13:05 horas de un viernes cuando el mundo supo que la reina del Tex Mex había muerto, después de una lucha de dos horas y media tras haber recibido un balazo en su espalda, perpetrado por Yolanda Saldívar, quien fungía como directora de las boutiques de Selena desde 1994.

La nota aquí.