CIUDAD DE MÉXICO, 16 de mayo de 2021.- Las continuas agresiones en contra de los candidatos del actual proceso electoral en México, representan señales de alarmas para el país, que vive una grave crisis social.

Así lo considera la Arquidiócesis de México, al advertir que el país no quiere la violencia.

“Estamos viviendo un proceso electoral considerado como el segundo más violento de la historia, por debajo únicamente del proceso vivido en el 2018”.

A través de su semanario Desde la fe, detalló que, a menos de un mes de celebrarse las elecciones más grandes en la historia de México, crece el número de ataques relacionados con el proceso electoral, muchos de ellos perpetrados por el crimen organizado o por los propios contendientes.

La nota aquí.