ACAPULCO, Gro., 16 de septiembre de 2015.- “Si se aprueba qué bueno y si no se aprueba no pasa nada, simplemente es parte de la democracia interna del Cabildo”, afirmó el presidente municipal del puerto Luis Uruñuela Fey ante la amenaza de algunos regidores de la comuna de no firmar la cuenta pública.

Después del tercer informe de gobierno presentado por el alcalde el 12 de septiembre, regidores inconformes supuestamente con la transparencia en el manejo de los recursos aseguraron que no serían “corresponsables” de transferencias y modificaciones llevadas a cabo por la administración municipal y argumentaron que aprobarían la cuenta pública hasta que la encargada de Contraloría les entregara un informe “real” del manejo de los recursos.

Sin embargo existen versiones extraoficiales en el sentido de que se trata de un chantaje a cambio de un bono de marcha que exigen los ediles al alcalde Uruñuela.

Al concluir el desfile cívico militar con motivo de la Independencia de México, Uruñuela Fey aseguró que la oposición de los ediles es por “alguna cuestión que tiene que ver con alguna formalidad por lo que no se ha celebrado pero en la votación pueden aprobarla o desaprobarla como pueden aprobar o no algunos proyectos que están ahí que interesan a la siguiente administración y que ojalá en su momento se analicen y se voten”.

El mandatario municipal mencionó que la encargada de despacho de la Contraloría municipal, María del Rosario Miranda Ramírez ya rindió un informe de lo que se solicitó y que incluso en una ocasión se le citó pero fueron los regidores quienes no acudieron.

“Aquí es transparente, es limpio esto”, declaró y anunció que este jueves tendrá una reunión con los coordinadores de los partidos en el Cabildo para fijar una fecha sobre este tema.
Luis Uruñuela recordó que ya se han llevado a cabo auditorías y aseguró que “estamos dispuestos para afrontar lo que se venga”.