ACAPULCO, Gro., 17 de mayo de 2017.- El alcalde de Zihuatanejo, Gustavo García Bello, aseguró que todos los detenidos por el Ejército y la Fuerza Estatal en las instalaciones de la Dirección de Seguridad Pública de ese puerto sí son policías preventivos.

Quadratín Guerrero informó que el Ejército y la Fuerza Estatal desarmaron a la Policía Municipal de Zihuatanejo, tomaron el control de la Dirección de Seguridad Pública y Vialidad, y detuvieron a 60 infiltrados que pertenecían al crimen organizado y controlaban a la corporación, de los cuales 42 portaban armas, uniformes e insignias oficiales, sin estar debidamente acreditados, mientras que 15 agentes portaban armamento autorizado por la Sedena, pese a haber reprobado sus exámenes de control de confianza.

De acuerdo con el diario El Sur, en conferencia de prensa este lunes en la sala de Cabildo de ese puerto de la Costa Grande, García Bello dijo que la detención de los preventivos “no fue algo extraordinario” y negó que hubiera agentes falsos, además de informar que ya había instruido al jefe jurídico del Ayuntamiento para iniciar la defensa legal de sus policías:

“Todos son policías, por ahí creo que se decía que algunos habían sido detenidos sin acreditar ser elementos, pero todos son policías preventivos y ya estarán los abogados por ahí para ver su situación legal y llevar en este caso los documentos para aclarar su situación jurídica”.

El alcalde reconoció que los presuntos efectivos no tenían permiso para portar armas pero que él no pudo hacer nada para impedirlo, ya que se armaron para buscar a los responsables del crimen de tres de sus compañeros, asesinados el pasado 25 de abril en el módulo de vigilancia de la zona turística de Ixtapa.

De la versión del vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, quien indicó que tres de los detenidos son presuntos delincuentes, el presidente de Zihuatanejo dijo:

“Yo no desmiento a nadie, son órdenes de gobierno que debemos que respetar, en este caso la revisión del armamento le compete al gobierno federal a través de la Sedena y si hubiera alguno de los elementos involucrados en algún delito, eso es ya una cuestión que tiene que ver con el armamento, aquí no estamos desmintiendo a nadie, pero si hay alguna investigación en contra de alguno de los elementos que están ahorita detenidos pues la va a haber, ahí no podemos meter nosotros la mano, cada quien es responsable de sus hechos”.

Por su parte, el director de Seguridad Pública, David Nogueda Salmerón, aseguró que los policías fueron trasladados a Acapulco “en calidad de presentados, no de detenidos”, y agregó que “es mentira” que algunos no estuvieron propiamente identificados como agentes preventivos.