ACAPULCO, Gro., 14 de junio de 2017.-  El interés de la administración que encabeza el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena es apoyar a los trabajadores en la medida de las posibilidades financieras del gobierno municipal, sin afectar el presupuesto destinado a obras de beneficio social, reiteró el secretario de Finanzas del ayuntamiento, Héctor Avilez García.
De acuerdo con un boletín, durante una mesa de diálogo con trabajadores sindicales de la sección XXVIII que dirige José Natividad Adame Martínez, el secretario de Finanzas reiteró que el ayuntamiento está en la mejor disposición de lograr acuerdos favorables para ambas partes; además de convocarlos a revalorar la propuesta del 8% de incremento al salario base y 10% a prestaciones.
Explicó a la comisión de la sección XXVIII que autorizar un porcentaje mayor implicaría endeudar al ayuntamiento, además de que la Ley de Disciplina Financiera de Entidades Federativas y Municipios no lo permite.
Por otro lado, se les planteó también la propuesta de que sea el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado de Guerrero la instancia que determine el porcentaje de aumento, con el compromiso de que el ayuntamiento acatará lo que disponga el órgano correspondiente, opción que será analizada por los trabajadores de la sección XXVIII.
Estuvieron presentes el líder sindical José Natividad Adame Martínez y una comisión de la sección XXVIII, así como el secretario de Finanzas, Héctor Avilez García; el subsecretario de Planeación y Presupuesto, Karlo Misael López Domínguez; el encargado de la secretaría General, Romeo Ocampo Portillo, quienes acordaron que este jueves continuarán con la mesa de negociación para conocer la respuesta de la sección XXVIII.
Al término de la reunión el secretario de Finanzas, Héctor Avilez, informó que la postura del alcalde Marco Leyva es continuar por la vía del diálogo, y agregó que además de las afectaciones que han provocado la toma del palacio municipal y bloqueo de calles a terceras personas, al alcalde le preocupa que esas protestas han impedido llevar a cabo los movimientos administrativos necesarios para el pago de la nómina del resto de los trabajadores y para atender al público que requiere realizar trámites en el ayuntamiento.