CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo de 2021.- En su tradicional conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que su gobierno no tiene relaciones de complicidad con nadie, así como no existen privilegios ni para sus familiares e hijos. 

A pregunta expresa sobre sustituir a políticos “buscahuesos” por ciudadanos capacitados y técnicos que no utilicen artimañas para hacerse de dinero público, el titular del Ejecutivo federal calificó esta práctica de servidores públicos como un acto de corrupción que cae en la esfera penal que se debe investigar y presentar una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR).

“El que comete un delito tiene que ser castigado, sea quien sea”, advirtió el presidente López Obrador al dar a conocer una carta dirigida a su familia que a la letra dice: “Me dirijo a ustedes con la instrucción clara y precisa de no permitir, bajo ninguna circunstancia, la corrupción, el influyentismo, el nepotismo, ninguna de esas lacras de la política del antiguo régimen. 

Todos estamos obligados a honrar nuestra palabra y cumplir el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar la confianza de los mexicanos. 

En consecuencia, les reitero: no acepto, bajo ninguna circunstancia, que miembros de mi familia hagan gestiones, trámites o lleven a cabo negocios con el gobierno en su beneficio o a favor de sus ‘recomendados’. 

Esto incluye a mi esposa, hijos, hermanos, hermana, primos, tíos, cuñados, nueras, concuños y demás miembros de mi familia cercana o distante”.