CIUDAD DE MÉXICO, 21 de febrero de 2017.- A diez años del drástico aumento en los homicidios en México, el gobierno federal carece de algún diagnóstico oficial, público o detallado que permita a la sociedad evaluar las situaciones de violencia que se registran en el país.

Un análisis del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República advierte que, además, se carece de evaluaciones públicas del desempeño, y de resultados íntegros, de los operativos de carácter policial que son efectuados por integrantes de las Fuerzas Armadas, es decir, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la de Marina Armada de México (Semar).

En el estudio Seguridad Interior, elementos para el debate, el centro de investigación denuncia que pese a que actualmente se está discutiendo el tema para ofrecer una amplitud de estas facultades, en la actualidad se carece de un diagnóstico detallado de la situación en la que se encuentran los cuerpos de policía de todo el país.

Particularmente –acepta– se carece de alguna evaluación pública del desempeño de los integrantes de la Policía Federal, así como de su división de Gendarmería, que permitan dilucidar por qué ahora se estima que estos modelos de operación policial son insuficientes para enfrentar al crimen organizado.

“Esta falta de información revela no sólo la ausencia de una cultura de rendición de cuentas, sino también la falta de normatividad adecuada que obligue a la publicación proactiva de los datos necesarios para la toma de decisiones certeras y sustentadas”, menciona el estudio del instituto que preside el senador Miguel Barbosa Huerta.

Asimismo, indica que ante la relevancia de este tema en la agenda nacional, es urgente subsanar esa carencia de información ya que debe ser una prioridad del Estado mexicano.

“Sin diagnósticos precisos de las situaciones de violencia en el país y del desempeño integral de nuestras fuerzas de seguridad, las decisiones que se tomen serán, muy probablemente, poco acertadas”, advierte.

Así las cosas, para el Instituto Belisario Domínguez la información oficial disponible muestra que no existió una crisis de seguridad, ni una “ola de violencia” (salvo en Michoacán) que justificara el despliegue simultáneo de operativos con las Fuerzas Armadas, de carácter permanente, en diversos estados del país entre 2006-2007.

Sigue la nota aquí.