CHILPANCINGO, Gro., 19 de junio de 2018.- Durante su discurso en la primera sesión extraordinaria del Comité Rector del Programa Estatal de Ética, Transparencia y Combate a la Corrupción, el gobernador Héctor Astudillo Flores informó que el mayor problema económico de su administración radica en la Secretaría de Salud, en donde se tienen que pagar 3 mil 500 plazas que carecen de techo presupuestal lo cual se ha tenido que enfrentar para que no haya despidos.

“Es un grave problema para el Ejecutivo, hay dos opciones. Despedir a esas personas o enfrentarlo en un acto de sensibilidad social y política y he optado por lo segundo, que es lo que estoy haciendo, encontrando mecanismo para solventarlo”, dijo.

Explicó que ha tenido que disponer del dinero del ISR para realizar los pagos y que espera que en las próximas semanas se tenga una solución a fondo para ese problema, que se arrastra desde administraciones anteriores.

El gobernador anunció que en los próximos días también se terminará de hacer los pagos que quedaron pendientes a los afectados por el huracán Max en Costa Chica, del año pasado, situación que se retrasó por problemas con las aseguradoras.

“Están a punto de autorizarnos el dinero, el recurso para entregar a quienes son afectados por Max”, comentó.

El gobernador dijo que es importante continuar con los pendientes que existen en su administración, los cuales se concluirán; consideró que estos días en los que no se pueden publicitar los programas sociales se debe trabajar en estos y sus pendientes.

En su discurso el gobernador de Guerrero fue reiterativo con respecto a que desde que comenzó su administración ha tratado de no estar en escándalos, por lo que no le pueden hacer algún señalamiento.

Insistió que ha tratado de ser prudente en su conducta y de ser el ejemplo en el Poder Ejecutivo: “No pueden hacer señalamientos de que estoy dentro de un escándalo o acto del que me pueda avergonzar”.

Recordó que cuando fue candidato presentó sus declaraciones 3 de 3 y ante Hacienda e informó que de manera reciente lo volvió a hacer.
Astudillo Flores comentó que en su conducta ha tratado de ser prudente, tanto en su vida pública como privada, además de que no se ha caracterizado de tener pendientes en sus comprobaciones como alcalde “y no será como gobernador cuando me ancle en asuntos en los que tenga que pensar cómo hacerlos”.