CIUDAD DE MÉXICO, 21 de octubre de 2019.- El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador reiteró que tiene su conciencia tranquila porque se tomó la decisión de no arriesgar la vida de la gente durante la violencia en Culiacán, Sinaloa, y será la gente de esa entidad quien en un futuro podrán señalar si se hizo bien o mal.

“Tomamos la decisión de evitar la confrontación, evitar el que se siguiera llevando a cabo esta violencia el jueves por la tarde, y que el propósito de detener esta acción fue el de salvar vidas, evitar una masacre”, afirmó una vez más.

Durante la conferencia matutina de este lunes en Palacio Nacional, aseguró que desde el primer momento contaba con la información del caso, y el posible riesgo de que perdieran la vida personas inocentes.

La nota completa aquí.