ACAPULCO, Gro., 15 de diciembre de 2017.- El empresario de seguridad Joaquín Badillo Escamilla afirmó que la Ley de Seguridad Interior no implica una militarización del país y que por el contrario, facilitará el auxilio de las fuerzas armadas a la población víctima de la inseguridad.

Consultado al respecto el también aspirante a la alcaldía de Acapulco, destacó que como experto en el tema de seguridad sabe lo que implica el volumen de fuego y la capacidad que tienen los grupos delictivos.

“Es innegable que esa capacidad con la que cuentan desde calibre 50, Barrets, armas que ni siquiera el Ejército a veces cuenta con ellas, lanzagranadas, equipos de inteligencia, es una situación que pone en desventaja a cualquier policía del estado o de un municipio”, dijo.

Y expresó que ante esa situación “solamente son las fuerzas armadas las que pueden contrarrestar o enfrentar a los criminales”.

Sin embargo la intervención de soldados y marinos está muy limitada debido a que si actúan ante un delito o repelen una agresión, son perseguidos por Derechos Humanos, cesados y hasta encarcelados.

En ese sentido dijo que de nada sirve que los soldados patrullen la Costera si no pueden intervenir cuando la población les pide un auxilio ante un asalto.

“Como ciudadano a mí me importaría más que si yo veo a un militar o un marino en cualquier lugar y le pido un apoyo de seguridad pública, sé que va a intervenir porque sé que la Ley se lo permite, de lo contrario son muñequitos de aparador con capacidad de disuasión pero no de acción”.

Resaltó además que ha revisado la Ley de Seguridad Interior y que no otorga facultades para intervenir en movilizaciones sociales como algunos actores políticos han manifestado, independientemente de que para los soldados “su prioridad es la patria, no andar persiguiendo al maestro o al ciudadano de bien”.

Por lo que vio positivo que se regule la actuación de las fuerzas armadas y su intervención en tareas de seguridad pública en los estados y municipios que lo soliciten.