CHILPANCINGO, Gro., 18 de marzo de 2015.-  En estados como Guerrero, Tamaulipas y Michoacán, donde hay una fuerte presencia del crimen organizado, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), no ha podido revisar las gasolinerías de la entidad, por lo que la dependencia se limitó a supervisar menos del 10 por ciento de las existentes en estos estados.

En Guerrero apenas si se supervisó el 9 por ciento de las estaciones de servicio,señala una nota de El Universal.

Como parte del programa de verificación la Profeco realizó el año pasado mil 800 revisiones a gasolinerías del país, encontrando en el 70 por ciento de los casos, anomalías o resistencias en la inspección. Robos de combustible, precintos rotos y alteraciones en el sistema de despacho combustible son algunas de las alteraciones más comunes.

La información completa en El Universal