CIUDAD DE MÉXICO, 11 de octubre de 2018.- El director de Pemex, Carlos Alberto Treviño, reconoció que en este sexenio aumentaron en 262 por ciento las tomas clandestinas, con alrededor de 40 mil, sin embargo, aclaró que esto no significa que el robo de combustible se haya incrementado en esos mismos niveles.

Durante su comparecencia ante el Pleno de la Cámara de Diputados, como parte de la Glosa del Sexto Informe de Gobierno, Treviño Medina explicó que las tomas son un indicador que se revisa, por lo que el aumento en los últimos años se atribuye a que el delito se incrementó por la injerencia de grupos del crimen organizado; así como a la estrategia implementada por Pemex para detectar con mayor rapidez estos ductos clandestinos.

“Las tomas es un número, un indicador que normalmente revisamos y vemos. Este número se ha incrementado de manera significativa en los últimos años, y esto se debe a dos cosas, a que el delito sin duda ha aumentado, no tengo la menor duda de que grupos del crimen organizado están muy involucrados, y a que Petróleos Mexicanos ha desarrollado toda una estrategia para tratar de localizar más rápido las tomas y cerrarlas más rápido.

“De hecho, hemos encontrado que a pesar de que el número de tomas ha subido en un 262 por ciento en lo que es el sexenio, no ha sido así el crecimiento del robo de combustibles, del volumen”, detalló.

El funcionario federal sostuvo que este 2018 ha sido el peor año en robo de combustible, pero enfatizó que Pemex trabaja para combatir este problema, por lo que hasta el momento ha despedido a más de 40 trabajadores involucrados en el delito del huachicoleo; asimismo, refirió que en este año han presentado nueve mil 394 denuncias al respecto.

Más información aquí.