ACAPULCO, Gro., 9 de mayo de 2019.- El dirigente de la organización transportista Un Nuevo Horizonte, Rogelio Hernández Cruz, denunció que el líder transportista secuestrado y asesinado el miércoles en la colonia Nueva Jerusalén, ya había sido extorsionado.

En conferencia de prensa acusó que debido a la inseguridad, los transportistas han dejado de trabajar “miles de concesiones en el estado y han desaparecido muchas rutas a consecuencia de la extorsión”. Mencionó que el delito se acentúa en municipios de la región Costa Chica como Copala y Marquelia; y en Acapulco, en las colonias Las Cruces y Jardín.

Quadratín Guerrero informó que la liberación del líder transportista Gerardo ‘N’, por la cual su familia pagó 40 mil pesos, provocó un ataque armado en la parte alta de la colonia Jardín Azteca, al poniente de este puerto, en el que además murieron otras tres personas.

“Este es un asunto por el cobro de cuota que se ha venido dando a lo largo y ancho del estado. Debe existir una mayor coordinación con los tres órdenes de gobierno para acabar con esto que está pasando. Es muy delicado. Nuestro compañero era representante y coordinador de los transportistas Un Nuevo Horizonte de todos los transportistas de la colonia Jardín”, informó.

Rogelio Hernández indicó que hay 60 mil transportistas en Guerrero, de los cuales 16 mil se encuentran en Acapulco; 6 mil de ellos se concentran en la zona poniente del puerto.

Dijo que con la muerte de Gerardo suman ya 60 secretarios generales asesinados de 2010 a la fecha, y consideró que “se está haciendo muy poco” por disminuir las muertes entre ese gremio y criticó que las autoridades municipales son las que menos cooperan en la prevención de algún delito.

“Nosotros elevamos nuestra más enérgica protesta. Todos conocen al Sandi en la colonia Jardín, que fue uno de los que ultimaron a mi compañero y no es posible que no haya sido detenido. Todo mundo sabe qué está pasando en Marquelia, en Las Cruces, el cobro de cuota y que presumen a través de Facebook las amenazas hacia los compañeros transportistas”, reclamó.  

El dirigente transportista exigió al gobierno federal un “actuar más enérgico” contra el crimen organizado y advirtió que él mismo podría sufrir un atentado, pues ha sido amenazado de muerte.

Hernández Cruz responsabilizó a la presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo, si algo le ocurre ante la falta de seguridad en la ciudad, y la llamó a que deje de hacer señalamientos de gobernantes del pasado y se dedique a trabajar.

“Me preocupan mis compañeros, trabajadores del volante, pero vamos a seguir denunciando”, aseguró, aunque aclaró que no han presentado denuncias formales, pues los transportistas temen por sus vidas y las de sus familias.