ACAPULCO, Gro., 23 de octubre de 2014.- El representante de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores para la Educación en Guerrero (CETEG) en Acapulco, Walter Añorve Rodríguez, dijo que la toma del ayuntamiento local fue pacífica, ya que quieren evitar cualquier tipo de confrontación.

Cabe señalar que con esta acción ya son 21 alcaldías en Guerrero que se encuentran tomadas y paralizadas, lo cual será por tiempo indefinido, dijeron los manifestantes, quienes exigen la renuncia del gobernador Ángel Aguirre Rivero y la presentación con vida de los 42 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos el pasado 28 de septiembre en Iguala.

Durante una entrevista en la explanada del ayuntamiento, el representante magisterial reiteró que la CETEG no realizó los actos vandálicos en la plaza comercial Tamarindos en Iguala, pero aceptó que sí quemaron una parte del edificio en donde se encuentra la presidencia municipal.

Por su parte, el vocero del ayuntamiento de Acapulco, Ricardo Castillo, dijo que el presidente municipal Luis Walton Aburto, trabaja de manera normal en una sede alterna y señaló que hay diálogo con los maestros, toda vez que hay buenas relaciones con ellos.

En tanto que cientos de policías antimotines realizan operativos de vigilancia en lugares estratégicos del puerto para evitar cualquier situación que altere el orden.