ZIHUATANEJO, Gro., 8 de junio de 2020.- El 80 por ciento del sector de buzos detuvo sus actividades ante la presencia de mar de fondo.

El presidente de la cooperativa pesquera Corsarios, Gregorio Bustos Ayvar, indicó que en estos momentos es muy complicado sustraer especies de concha o peces de arrecife, debido a que el oleaje no da tregua y este se incrementó con las lluvias registradas el fin de semana.

En un recorrido en el área de Las Salinas, se constató que la mayoría de las embarcaciones de los buzos se encontraban atracadas; mientras que algunos buzos se encontraban a la espera de que mejoren las condiciones.

Bustos Ayvar calculó que el 80 por ciento de sus homólogos dejó de laborar por el riesgo que representa el alto oleaje.

Recordó que el ostión se encuentra en veda y que la langosta también entrará en veda el próximo primero de julio, aunque a mitad de junio iniciará la temporada de pulpo.

“La mayoría de los buzos estamos a la espera de que mejoren las condiciones en la costa en donde nosotros sustraemos el producto”, indicó.

Agregó que las lluvias del sábado no causaron afectaciones a la flota pesquera, debido a que no se registraron rachas de viento. “Sólo nos queda esperar a que el mar de fondo nos dé tregua en los próximos días”.