ACAPULCO, Gro., 3 de enero de 2020.- Familias que recibieron el año nuevo en este puerto, tardaron hasta ocho horas en volver a Ciudad de México, Puebla o el Estado de México.

El retorno a sus ciudades de origen fue tortuoso, pues las casetas de cobro de la Autopista del Sol se convirtieron en enormes estacionamientos.

Los choferes de miles de vehículos esperaron hasta dos horas para pagar el peaje de la vía carretera más transitada por los turistas.

De acuerdo con testimonios consultados por Quadratín Guerrero, los vehículos tardaron cuatro horas en el trayecto de la caseta La Venta a la de Palo Blanco, tramo que habitualmente se cruza en 10 minutos; paso obligado para llegar a Chilpancingo por la carretera de cuatro carriles.

La hora pico de salida en las casetas de La Venta, fue después del mediodía y el terrible tráfico se agudizó entre las 13:00 y las 15:00 horas, pues las casetas de pago fueron insuficientes para agilizar el flujo vehicular.

“Después de Zumpango a las 7 de la noche era a vuelta de rueda en la Autopista, y el tráfico era en todas las casetas de Guerrero y de Cuernavaca”, contó un usuario.

Provenientes de Ciudad de México, la familia Martínez Avendaño pasó el Año Nuevo en su departamento de segunda residencia, adquirido con un crédito Fovissste hace dos años en el conjunto habitacional Garzas, cerca de la unidad Luis Donaldo Colosio. Los seis integrantes de la familia – mamá, papá, tres hijos y suegros de doña Luisa Avendaño– se enfilaron a las 15:00 horas desde la Sabana rumbo a la caseta La Venta. Sin embargo, se toparon con el terrible tráfico desde Las Cruces.

Tardaron dos horas y media en pasar la caseta de salida rumbo a Chilpancingo, pero el tráfico era inesperado, explicaron por teléfono, pues otro enorme tapón se originó en la caseta Palo Blanco, y uno más en Paso Morelos.

Otros informantes indicaron que tardaron hasta ocho horas para llegar a Ciudad de México desde Acapulco.

“Los puntos donde se hacían embotellamientos eran las casetas, porque tardábamos hasta una hora para atravesarlas”, se quejó otro conductor, quien señaló que en las entradas o salidas de las ciudades no había agentes de tránsito para auxiliar a los conductores.

Como informó Quadratín, el intenso tráfico también afectó la salida en autobuses foráneos, dado que los pasajeros esperaron hasta cinco horas en ciudades intermedias como Chilpancingo o Iguala para llegar al centro del país.

“Los recepcionistas de la empresa de autobuses, nos dijeron que había mucho tráfico para salir de Acapulco y que (el autobús) estaban saliendo de La Venta, pero lo mismo nos dijeron durante el tiempo que esperamos”, dijo un usuario que esperó cinco horas el autobús en Chilpancingo, desde las 13:00 a las 17:00 horas con destino a Puebla.