CIUDAD DE MÉXICO, 22 de septiembre de 2016.- El ex gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega, cuestionó la tardanza en la detención de Felipe Flores, ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, y a quien se vincula con la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, en septiembre de 2014.

Abordado por medios de comunicación, luego de asistir al Encuentro por la paz y la justicia, realizado en la Universidad Obrera, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, señaló que Flores forma parte del rompecabezas para determinar quiénes fueron los responsables de la desaparición de los normalistas y su paradero.

“Ha habido en un principio una reacción tardía, se debió haber actuado esa misma noche en búsqueda de responsables, se perdieron horas y días preciosas para la investigación en que las autoridades se echaron la bolita, que si era responsabilidad del Gobierno estatal o federal, ahí ambas estructuras cometieron un gravísimo error de omisión”, explicó.

“Hay piezas sueltas del rompecabezas, los líderes de Guerreros Unidos que no han sido detenidos, se desconoce el paradero de quienes estuvieron involucrados, ha faltado mayor colaboración en la defensa que hace Tlachinollan con autoridades.

“Les decía en una reunión que en la medida de que los familiares estén cercanos al expediente que la Procuraduría [General de la República] va realizando, hay posibilidades de influir e incidir tanto de las organizaciones de derechos humanos para orientar la investigación y dar respuestas a ese tipo de preguntas de por qué tanto tiempo para encontrar a una persona que es fundamental para la investigación”.

El ex mandatario interino fue cuestionado sobre si no hubo omisión de parte del Gobierno que él encabezó cerca de un año, luego de sustituir a Ángel Aguirre Rivero, para encontrar al ex secretario de Seguridad municipal y familiar del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca. “No le correspondía al Gobierno de Guerrero la investigación”, respondió.

Sigue la nota aquí.