• Singapur viene a salvar dos de las grandes obras mexicanas
  • Recursos para Texcoco, proyectos para el Tren Transísimico
  • De Pemex a la Policía Federal: dos rémoras en investigación

Nadie lo hubiera imaginado.

Está por llegar San Singapur.

O, mejor dicho, San Lee Hsien Loogn.

Los países no viajan, pero sus autoridades sí.

Y la máxima autoridad de Singapur, San Lee Hsien Loogan, es esperado en México el 16 de noviembre y puede traer oxigenación para los principales proyectos nacionales.

Sería el rescate económico y modernista para el gobierno actual.

Uno del pasado, otro del presente.

Hablemos del primero:

El actual régimen se erigió como opositor al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), una de las obras más visionarias de los tiempos recientes para modernizar al país.

Llegó la administración y canceló, so pretexto de corrupción, una inversión millonaria para preocupación de la comunidad internacional y reto a Norman Foster y Fernando Romero.

Pero autoridades y empresas de Singapur le han dado seguimiento y recolectan mayor información para ofrecer cuanto saben: capital, inversiones, altísima tecnología.

Lo escuchará el habitante de Palacio Nacional… porque aunque hay versiones periodísticas de avance, él no tiene los datos sobre las tres alternativas posibles:

-Absorción de inversión realizada y abandonada, inyección de capitales y participación con 49 por ciento del capital para respetar las leyes de inversión extranjeras mexicanas.

-Saneamiento financiero, crédito de ese país asiático para terminar la obra, concesión a 20 o 30 años y, cumplido ese plazo, entrega con operación a la máxima capacidad.

-Coinversión con el gobierno o empresarios mexicanos sin comprometer la soberanía de las autoridades nacionales y plazo favorable de gracia para pagar el crédito aportado.

El segundo proyecto es más interesante y avanzado.

Singapur se ha metido a analizar la idea del Tren Transísmico y para ello ha pedido información al gobierno de Alejandro Murat, quien ha apostado su capital a la modernización del Istmo.

Por algo el propio Murat ha involucrado a varios gobiernos estatales más: Tabasco, Chiapas, Veracruz…

Este corredor Salina Cruz-Coatzacoalcos tiene el respaldo de empresarios mexicanos pero –he aquí la novedad- interés máximo de grandes consorcios internacionales especializados en la materia.

Es el caso de Surbana Jurong Private Limited, cuya capacidad de carga se muestra en un solo dato: maneja la mitad de los 140 millones de carga ferroviaria del mundo.

El primer ministro San Lee Hsien Loogan vendrá acompañado de altos ejecutivos de esa firma pero también de propuestas concretas para dar ingresos inmediatos al gobierno mexicano.

Interesante para quien ve al futuro, ¿verdad?

RÉMORAS EN LA GUARDIA

1.- Aquí hemos hablado de obstáculos a la Guardia Nacional.

Uno más: un par de proveedores ganó el concurso para vender neumáticos, pero se les pretende anular el contrato y les niegan información sobre todo el procedimiento.

¿Con qué fin?

Para favorecer a otros, claro.

Y 2.- un dúo llegado de Petróleos Mexicanos (Pemex) trata de favorecer a empresarios y compañías inhabilitadas.

Sus nombres, dados por auditores internos de la Policía Federal: Luis Martínez Rosas y Manuel Antonio Magaña.

Ellos contratan y deciden.

A ver si las autoridades investigan y, de ser el caso, ponen orden.

Para algo estamos en la 4T, ¿no?