·          El gran fracaso de la oposición para crear un frente

·          Ni los partidos tienen figuras ni hay líderes sociales

·          Resultado: cada uno buscará cuadros para el 2021

En términos formales es un fracaso.

Sin agenda específica, en espera de darle forma, todas las fuerzas de oposición han explorado la posibilidad de formar un frente político.

No les gusta la manera del actuar del gobierno surgido de esa aplanadora legislativa llamada Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Los encuentros se han dado de distinta manera, de manera bilateral y a menudo con representantes de los partidos y personajes adversarios del régimen.

Aquí dimos cuenta en su oportunidad de cómo, durante la boda de la hija del abogado Juan Collado,varios personajes conspicuos mostraron su inconformidad con la forma de conducir al país.

Dieron nombres, circunstancias, estrategias y convinieron en hablar más delante de cómo actuar, pero…

La información llegó a Palacio Nacional, a donde uno de los presentes llevó una grabación –La mafia del poder busca al traidor, titulamos el texto el 21 de agosto- y el siguiente paso fue la detención de Collado.

Bueno, eso y varias cosas más: la salida del país del ex presidente Carlos Salinas, la vida errante pero alegre de Enrique Peña Nieto, la limpia de cuentas de poderosos…

Y por supuesto, mayores investigaciones cuyo destino está lejos de prefigurarse.

INTENTOS DE PAN Y PRD

Esta historia transita por dos cuerdas separadas.

Una de ellas es el asunto jurídico.

Las pesquisas darán cuenta hasta dónde se empujan y a quiénes involucran, lo cual puede dar para los próximos meses, años o tal vez todo el sexenio.

La otra es la oposición.

Las pláticas informales entre distintos actores políticos –Los Chuchos perredistas, priístas de distinto nivel, panistas, inconformes de Morena, universitarios, investigadores, empresarios, representantes sociales- encontraron un obstáculo:

-No hay líderes.

Ese es el drama.

Y como no encontraron a nadie capaz de encabezar ese frente, cada organización decidió explorar por cuenta propia a personajes de peso.

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Los Chuchos Jesús Ortega y Jesús Zambrano invitaron a muchos personajes: Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Gabriel Quadri, José Narro y muchos otros.

Con esa idea surgió Futuro 21, proyecto exploratorio en espera de figuras.

Acción Nacional (PAN) de Marko Cortés siguió la experiencia con convocatoria a ex dirigentes nacionales, ex presidentes, ex gobernadores con peso propio o gobernadores en funciones.

Así se explica la reaparición de Vicente Fox.

En esas van, pero nadie con peso propio para aglutinar.

CAMINOS DE PRI Y MC

Del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hay poco por hablar.

Estrena dirigencia con preocupación porque al nuevo presidente, Alejandro Moreno Alito, ni siquiera le han dado tiempo de instalarse yya sufre el acoso del régimen.

En su proyecto no está todavía asociarse a priori con los otros tres partidos opositores –PAN, PRD, MC- más allá de la alianza legislativa en el Congreso de la Unión.

El Movimiento Ciudadano (MC), en cambio, no abandona las pláticas pero hurga una estrategia diferente: adoptar cuadros regionales para ganar territorios.

Su fundador y eterno dirigente, Dante Delgado, ha tenido muchos frutos con conquistas de municipios y estados –Oaxaca y Jalisco son dos ejemplos- y busca dar mayores sorpresas en las elecciones de 2021.

Todo porque el país no tiene grandes líderes opositores.