• Tranquilos: ningún ex presidente va a ir a la cárcel
  • Corte, polarización y supeditación de los ministros
  • Conago esperaba nueva estrategia de salud… nada

No por la decisión sorpresiva de los 11 ministros.

Para fincar responsabilidades todavía faltan muchos pasos.

El primero es recibir la denuncia, pues seguramente el fiscal general Alejandro Gertz Manero no pedirá órdenes de aprehensión por la voluntad popular.

En lugar de eso, investigará los elementos con los cuales se pretende acreditar los delitos de Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña.

A continuación vendrá la valoración del juez de la causa y, si las considera procedentes, pedirá la detención de los imputados.

Más tarde habrá un largo pleito jurídico antes de llegar al desenlace: captura, consignación, liga a proceso e inicio de éste.

Y quién sabe si desenlace, pues la justicia no es como la política y menos con signos electorales.

Por ésta se pretende someterlos a escarnio popular y pasearlos como botín para asegurar el triunfo 

Morena en 2021 junto con los incondicionales del régimen.

Las maromas de Zaldívar

Lo sorprendente es por qué cambiaron su opinión varios ministros. La machincuepa judicial puede verse en el origen de la actual composición de la Corte.

No estamos para juzgar, pero hay historias.

El 21 de septiembre narramos aquí la posición extrema de dos ministros: el ponente Luis María Aguilar y Arturo Zaldívar.

El primero narró un concurso de inconstitucionalidades en la intención presidencial de politizar la justicia con el respaldo del tribunal superior del país.

El segundo, adelantamos aquí, es afín al proyecto presidencial que lo impulsó a encabezar la Sala Superior en enero del año pasado.

¿Cómo?

Muy simple.

La operación se hizo a través de un intermediario jurídico de Palacio Nacional y el respaldo de tres secretarios de Estado.

Teléfono Rojo está en condiciones de dar un detalle: los secretarios utilizaron inclusive domicilios particulares de terceros para convencer a favor de Zaldívar.

Otro antecedente:

Cuando iban a declarar culpables a los dueños de la Guardería ABC de Hermosillo por la muerte de 49 niños y 106 heridos.

Un secretario de Estado de Felipe Calderón llamó a Zaldívar y le pidió no respaldar de aquella masacre accidental.

No hubo castigo.

Todavía no hay castigo.

Sin nuevo plan de Salud

1.- Ayer hubo  una reunión de gobernadores con funcionarios federales.

Muy discreta y sin resultados.

Los 22 miembros de la Conago esperaban la participación del secretario de Salud, Jorge Alcocer y su jefe Hugo López-Gatell.

No comparecieron.

Era importante porque esperaban nuevos luces sobre la nueva estrategia para atacar el Covid 19 a fin de ir más rápido hacia el semáforo verde.

Se enlazaron 14 mandatarios estatales y los demás lo hicieron a través de representantes… sin resultados, como se ha dicho arriba.

Y 2.- Hoy podremos conocer otra versión de la masacre de 1968.

La ofrecerá Luis Pazos, uno de los participantes de aquel movimiento estudiantil, a través de la cadena ADN40 de TV Azteca.

Se transmitirá a las 23:00 horas con el título Tlateolco. La otra Historia y tiene revelaciones como la de Sócrates Campus Lemus sobre columnas armadas de los manifestantes.

Y por si fuera poco, telegramas de los servicios secretos de Estados Unidos, cuya representación diplomática atribuyó el inicio de la matanza a un “grupo terrorista troskista implicado”.