Nadie en Pemex sabe descifrar el convenio de Alonso Ancira

Él ofrece todo por su libertad para salir y abandonar México

Rosa Icela Rodríguez y nuevo sello para la seguridad pública

Alonso Ancira debió salir de la cárcel el martes pasado.

¿Pero qué pasó?

Algo increíble:

Ninguno de los funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue capaz de interpretar debidamente la propuesta de convenio para su libertad.

Y vaya simpleza:

El propone el regreso de 200 millones de dólares, más intereses por unos 15 millones, por el supuesto daño al erario en la venta de la planta de Agronitrogenados.

Dice algo más:

Si ese monto resulta inferior a las expectativas de las autoridades, estaría en condiciones de negociar para alcanzar la excarcelación.

Más aun:

Si hay condiciones se revisarán las operaciones de compra-venta de Altos Hornos de México (AHM) y algunas otras acciones.

O sea, muy simple:

Él no quiere estar detenido porque le han destruido su prestigio, la vida, su familia por una operación cuyo monto no llega siquiera a cinco por ciento de su fortuna.

Venturoso caballero es don dinero y él tiene el dinero para desligarse del actual gobierno y emprender una vida diferente.

¡Adiós México!

El problema, dijimos arriba, es la incomprensión de Pemex.

O de Octavio Romero Oropeza y su infinidad de colaboradores incapaces de entender cuál es el beneficio o potenciales daños de este arreglo extrajudicial.

Y como la legibilidad no se les da, vea usted su decisión:

Contrataron un despacho especializado en Estados Unidos y hasta allá mandaron el documento para descifrarlo a fin de dar su interpretación.

Mientras llega la respuesta, en Ciudad de México el juez segundo de Distrito de Amparo en Materia Penal determinó dejar en reclusión al empresario.

Seguramente así seguirá un tiempo, pero él ha tomado su determinación:

─Me voy de México. Amo a mi país, pero no a este régimen de persecución.

Y en cuanto se firme el acuerdo restitutorio, él abordará su avión y se irá al extranjero para disfrutar su riqueza y llevarla a otros lugares.

Pero antes deberán determinarse otras variables.

Una de ellas: los abogados han puesto a disposición de la justicia bienes inmuebles, aviones, acciones de empresas y otros capitales.

¿Y sabe qué?

Al menos hasta ayer no le había sido exigido dinero contante y sonante, dólares, euros o pesos, moneda para garantizar el daño reclamado.

Nueva Secretaría

1.- Muchos se preguntan sobre la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Va la información:

Rosa Icela Rodríguez se prepara a implantar su sello y actuará en varios frentes.

El primero, dicen en su entorno, será poner orden en los penales federales, varios de los cuales ya fueron cerrados.

Lo segundo será el nuevo reglamento para la Guardia Nacional, lo cual incluye el llamado protocolo en casos de emergencia.

Y como tiene plena confianza de su jefe nacional, pronto presentará su programa de trabajo, muy distante del de su antecesor Alfonso Durazo.

Nuevos tiempos, nuevos métodos.

Pero sobre todo, alcanzar lo prometido: una Guardia Nacional cercana a la gente, objetivo hasta hoy perdido.

Y 2.- Ha llegado a la Coordinación de Comunicación Social de Quintana Roo el profesional Fernando A. Mora Guillén.

La designación la hizo el gobernador Carlos Joaquín cuando Carlos Orvañanos le planteó dejar el cargo para ir por el municipio de Benito Juárez.

Y ahí van los dos: suerte a ambos.