Peña: deprimido, encerrado, de barba, paranoico…

La persecución subirá si caen presidente y Morena

El gobierno premia a Gallardo con el Verde de SLP

El primer reporte es:

─Se encuentra muy deprimido.

Su temor:

La persecución se ha vuelto muy difícil y, como están las cosas, pueden ir contra él y en un plazo relativamente corto.

¿Por qué?

Porque están a la vista las elecciones intermedias y en ellas el presidente y su partido, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se juegan la vida.

De ese resultado dependerá el control de la Cámara de Diputados y, a través de ella, del Poder Legislativo para las reformas en puerta.

Todas, lo sabe la población, para incrementar el poder unipersonal del mandatario y así encarrilar los cambios pendientes.

Por eso está temeroso el expresidente Enrique Peña.

Por eso ha pedido a sus amigos y familiares estar pendientes e informar del curso de los mil y un asuntos de persecución del gobierno anterior.

La lista es enorme y de quien menos se teme es de Emilio Lozoya, a quien ven como un traidor pero con información falsa.

Trata, según sus especulaciones, de embarrar a altos funcionarios del peñismo en aras de impunidad y de conservar el dinero de su corrupción.

La persecución temida

Los datos aquí narrados son del círculo cercano del exmandatario mexicano.

Pero él, Enrique Peña, ha tomado las pocas precauciones posibles.

Sale poco.

De ahí su depresión.

Ya no se pasea por el mundo como en 2019 y 2020 con su novia Tania Ruiz, cuyos datos apuntan a una relación bastante sólida.

Pero ella sí vino a México.

Estuvo en la capital del país tres días y buscó a personas claves del gabinete anterior para alimentar de información a Peña.

Un amigo suyo lo visitó en España y lo vio delgado, con muestras de cansancio, barba y sin siquiera aceptar una invitación a cenar en un restaurante.

─No quiere exhibirse ─reportó el visitante-. Prefiere asesorarse de buenos abogados.

La convicción de ambos puede resumirse en unas líneas:

La persecución contra el peñismo aumentará si la popularidad presidencial y del partido de su sola propiedad caen en desventaja.

Peña tiene, empero, un consuelo: varios gobernadores le han mantenido su amistad y, versión de algunos, le dan apoyo para su exilio.

Un apoyo para el Verde

1.- Hablan en las alturas de una generosidad.

El gobierno federal ha decidido compensar al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) con San Luis Potosí tras perder su estructura de Chiapas, donde fue gobierno.

El beneficiario es único: Ricardo Gallardo, quien como diputado federal debilitó la bancada perredista y sumó a Morena votos del Verde.

En compensación desde Palacio Nacional hicieron candidata de Morena a la expriista Mónica Rangel y le quitaron a Xavier Nava en la capital.

El poder central ve venir el triunfo del panista Octavio Pedroza, identificado como el heredero histórico del navismo, aquel gran movimiento opositor de Salvador Nava.

Y 2.- un caso de muchos:

Se creó en Puebla la Fundación Mary Street Jenkins, una institución de filantropía para apoyar a marginados.

Pero la organización de William Oscar Jenkins y Mary Street Jenkins ha sido saqueada y debió intervenir la justicia para evitar esos desvíos con cargo al fisco.

Hay órdenes de aprehensión contra parte de la familia: Roberto Jenkins de Landa, su mamá Elodia Sofía de Landa y varios hermanos del primero: María Elodia, Margarita y Juan Guillermo Eustace Jenkins