Ex gobernadores: la hora de las venganzas

La instrucción presidencial a los morenitas

Cimbra a CFE el cese de Guillermo Nevares

Preparémonos para escándalos mayúsculos.

Para otra camada de ex gobernadores perseguidos por la justicia y sometidos a proceso y, algunos de ellos, llevados a la cárcel.

La acusación generalizada será corrupción bajo cualquier denominación legal, pero a la postre desvío de recursos públicos.

Esta vez habrá actores nuevos.

Si en el pasado las persecuciones la hicieron instancias priistas y panistas, ahora las encabezarán del partido gubernamental.

Lo hacen, además, por instrucción presidencial en aras de la cruzada moralizadora con la cual se sostiene en las encuestas.

Ahí está la diferencia.

En el pasado fueron denuncias selectivas y así llegaron a la cárcel varios priístas –César DuarteRoberto BorgeJavier Duarte– y dos panistas, Luis Armando Reynoso Guillermo Padres.

Ahora la revisión de cuentas se realiza de manera generalizada, con propósito, en los estados donde se dan los relevos del presente año.

Con una ventaja: todos, salvo Maru Campos en Chihuahua y Mauricio Kuri en Querétaro, son afines a Palacio Nacional y por ello a disposición de la orden recibida en citas individuales y colectivas.

SOBRE VARIOS SEXENIOS

Las investigaciones avanzan sin cesar.

El punto de partida es el nivel de deuda dejado por los antecesores de los morenistas, en qué términos se realizó, en qué se invirtió y si se aplicó correctamente.

El segundo es el manejo de las partidas federales, tarea en la cual participan la Secretaría de Hacienda de Rogelio Ramírez de la O, los reportes de la Auditoría Superior de David Colmenares, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Santiago Nieto y otras instancias.

No parten de cero.

Durante las sesiones de entrega-recepción fue posible a los nuevos gobernadores conocer en qué condiciones recibirán sus entidades.

Hay lugares donde los avances son significativos.

Layda Sansores habló personalmente de Campeche con Andrés Manuel López Obrador y la revisión abarca las gestiones de Alejandro Moreno y su sucesor Carlos Miguel Aysa.

Alfonso Durazo se ha impuesto una tarea mayor: hurgar varios sexenios atrás porque, ha dicho, “Sonora estuvo en manos de una sola persona durante 25 años”.

De ese nivel serán los escándalos que vienen.

ENORME COLA EN LA CFE

1.- Muchos tiemblan en la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

La salida de Guillermo Nevares Elizondo como director de Distribucióntardó pese a múltiples señalamientos en su contra.

No fue simple el despido de este personaje cuya principal referencia en el sexenio anterior fue el manejo de los trenes México-Toluca y de Guadalajara.

El 3 de septiembre pasado el presidente ordenó a la Secretaría de la Función Pública (SFP) y a Manuel Bartlett hacer una investigación profunda.

No se han difundido los resultados, pero al interior de la Comisión hay inquietud por saber a quiénes afectará y sobre todo qué remociones más habrá por manejos inadecuados.

Y 2.- también en el sector privado hay grillas.

Los comerciantes del país tuvieron problemas para realizar su relevo en paz y muchos de ellos ya se organizan para abandonar la Concanaco.

En cambio, en la Concamín Francisco Cervantes entregó sin sobresaltos la presidencia a José Abugaber y de esa manera consolidó la unidad de los industriales.