·      El gobierno no puede con el fiscal guanajuatense Carlos Zamarripa

·      López Obrador quiere desbarrancar a Diego Sinhue rumbo al 2024

·      La Corte, ayuna de la luminosidad y humildad de Fernando Franco

La conclusión es simple:

El gobierno federal no puede con el fiscal general de Justicia de Guanajuato, Carlos Zamarripa, y por ahora está firme en el cargo.

Al menos así lo creen el gobernador Diego Sinhue, Acción Nacional (PAN) y los diputados y senadores de esa entidad federativa.

El dato es relevante por muchas razones:

La principal a ojos de la sociedad es la presión puesta por López Obrador, quien pide en público su salida, la solicita al Poder Ejecutivo local y la ordena a los cuerpos de investigación federal.

Dijo el 16 de julio pasado:

Guanajuato es uno de los estados con más violencia y desde hace ya bastante tiempo, y no es posible que no haya ninguna mejora sobre todo en el caso de los homicidios y lleva 12 años el fiscal de Guanajuato.

“No es posible. Si fuera gerente de una empresa, con esos resultados, ya lo hubiesen corrido.

“De manera abierta y respetuosa he estado señalando esto de Guanajuato porque no me puedo quedar callado. Seria complicidad”.

GUANAJUATO PARA EL 2024

Muy abierta y respetuosa, pero su petición no ha sido atendida.

¿Por qué?

Porque se han abierto muchas investigaciones contra Carlos Zamarripa y ninguna de ellas, ni federales ni estatales, han aportado pruebas para involucrarlo en complicidades u otros delitos.

En el gobierno de Diego Sinhue los informes han sido puestos a disposición de distintas entidades, en especial dos: la Fiscalía General de la República (FGR) de Alejandro Gertz Manero, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) antes de Santiago Nieto y ahora de Pablo Gómez.

Además, argumenta Sinhue Rodríguez, los delitos invocados desde Palacio Nacional son de tipo federal y el apoyo de sus cuerpos de seguridad no son ni suficientes ni efectivos.

Esto enfurece a ya saben quién porque él quiere poner a alguien afín, una vía para abrir el duro bastión establecido en los ochenta por Vicente Fox y luego clave para dar al panismo otras entidades: Guanajuato, San Luis Potosí, Jalisco…

La meta, lo hemos revelado aquí, es asignar Guanajuato a Morena en 2024… pero de momento el panismo se ha aglutinado para defender la plaza y a Carlos Zamarripa.