TIXTLA, Gro., 20 de octubre de 2020.- Melitón y Rufino González, son hermanos y productores de flores en este municipio de la región Centro del estado.

Ambos comparten el temor de quedarse sin ingresos el fin de año, porque la pandemia del Covid 19 ha provocado el cierre de panteones.

 Con esa medida de cierre, no hay garantía de que sus flores se vendan durante la celebración del Día de Muertos.

La preocupación de estos dos pequeños productores no es para menos. En el valle Agua Zarca, donde cultivan las flores, más de 300 familias de Tixtla dependen de esta labor agrícola.

Y ante el cierre de panteones, la restricción de ventas en el mercado y la falta de turismo por la pandemia, ellos no han recibido ninguna ayuda de las autoridades para contrarrestar sus pérdidas.

Los dos productores de flor aseguraron que su producción también fue reducida este 2020.

En años anteriores, sembraban 11 surcos de flor de distintos tipos, ahora sólo sembraron cuatro surcos y de estos cuatro no hay garantía de que se vendan todas las flores.

En el campo de Agua Zarca, donde Melitón y Rufino trabajan de 8 de la mañana a 8 de la noche, sólo se observan flores de terciopelo y margaritas. 

Este año no sembraron las flores cempasúchil, las nubes, las moradas, también faltan las tapayolas.

Para estos dos productores, cada año durante la celebración del Día de Muertos era una fecha oportuna para tener trabajo y dinero.

 Debido a que sembraban, cultivaban y vendían flores a habitantes de Tixtla y municipios vecinos, así como a los mayoristas que acudían a sus campos a comprar flores.

Este año, por la pandemia del Covid 19, su trabajo y sus ganancias son inciertos.