ACAPULCO, Gro., 2 de marzo de 2020.- La madre de la joven Hannia Guadalupe Marqués Serna, exigió a las autoridades que el culpable de su asesinato sea castigado y se le dé sentencia para que no salga en libertad y sea juzgado como un criminal.

Entrevistada en la casa de los abuelos maternos, donde realizan su novenario, a pie del altar adornado con flores y fotografías de la joven, la madre María Guadalupe Serna López narró lo sucedido el pasado 20 de febrero, cuando encontró a su hija sin vida dentro de su departamento.

Dijo que ese día jueves, a las 13:30 horas, se había mandado mensajes con Hannia, quien le había avisado que ya estaba en casa.

“Mandaba mensaje a un grupo entre mi esposo, ella y yo, que llegaba, mandó mensaje, incluso mandó una foto que ya estaba ahí, me escribió mami ya llegué, ya de ahí fue todo, como todo era rutina, yo trabajando, saliendo del trabajo a las 18:00 horas que salgo, a las 18:45 horas llegué a casa y me encuentro con las puertas abiertas de la reja”, contó.

Al ver la puerta abierta, continúo, empezó a marcarle porque tuvo un mal presentimiento, por lo que se apresuró; al llegar vio las cosas desordenadas. “¡Mi perrita estaba en su recámara! (de Hannia) porque eran muy apegadas”, pero la joven no estaba, por lo que llamó dos veces a su teléfono, pero no contestaba.

“La encontré en el cuarto de gimnasio, estaba boca abajo, a mi hija, pensando que a lo mejor me estaba jugando una broma, que ahí estaba, la volteo, estaba ahorcada, asfixiada, golpeada”.

Con la voz entrecortada y con lágrimas en los ojos, al recordar lo vivido hace nueve días, María Guadalupe dijo que por un momento creyó que se trataba de una pesadilla, sin embargo, empezó a gritar hasta que los vecinos subieron a ver qué pasaba.

La madre confirmó que su hija de 16 años de edad, estudiante de la Preparatoria 2 de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) fue ahorcada con una corbata y tenía heridas provocadas con un arma blanca en el abdomen, así como golpes.

“Le llamé a mi hermana, a mi pareja, le llamé a su papá, a todas las personas cuanto pude, creí que estaba viva y yo me resistía a que estaba muerta. Con los gritos los vecinos me trajeron unas tijeras, porque al principio yo traía un cuchillo para cortar la corbata. Le dije mami, mami, mami y mi hija ya no despertó”, narró.

Además de asesinar a la menor, el responsable, identificado como Jesús Amín, de 16 años de edad y estudiante de la Prepa 27 de la Uagro, robó varias pertenencias, como alhajas, una laptop, un Nintendo Switch, un Play Station 4 y videojuegos.

Los jóvenes tenían dos meses de novios, incluso, dos días antes del asesinato, Hannia le presentó a Jesús Amín, porque salieron al cine y la fue a dejar al trabajo de María Guadalupe.

Por su parte, la tía de la joven, Grisel Serna López, exigió justicia y que el caso no quede impune.

“No soy partidaria de feminista, pero la violencia está en Acapulco y rebasado con tanta situación, uno no cree que nos vaya a tocar algo así, porque estás en un entorno familiar normal, de repente ver y encontrar esto, a mi sobrina, es un golpe muy fuerte porque nos damos cuenta que sí hay falta de valores”.

“Lo que le hicieron a mi sobrina solamente alguien sin alma lo hace, porque no es algo de un ser humano, hacer eso, el quitar una vida así no es normal, es obvio que es una falta de algo, de todo, no es algo normal”, recriminó.