CIUDAD DE MÉXICO, 26 de abril de 2019.- El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú aseguró que la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, fue una irresponsabilidad y este no tuvo que ser aprobado, debido a las amplias anomalías que envolvían el proyecto.

Desde Palacio Nacional, tras la conferencia mañanera, Jiménez Espriú detalló que una de las principales causas por las que se canceló el aeropuerto de Texcoco fue que no se contaba con los permisos de impacto ambiental necesarios lo que provocaría una catástrofe ecológica, en la zona oriente del Valle de México, además de la desaparición del Lago Nabor Carrillo.

Agregó que a la par de esto, no se tomó en cuenta la sobrepoblación de más de cuatro millones de personas y de las cuales muchas serían afectadas ya que no tendrían los suficientes servicios básicos para abastecerlos, tales como el agua y en luz.

El secretario de la SCT destacó que aparte del impacto ambiental, el NAIM también contaba con diversas irregularidades económicas y de tiempo, los cuales con el paso del tiempo se iban elevando sin tener un gasto fijo y una fecha de entrega de más de cinco años.

Aseguró que la empresa Parson quien estaba a cargo del proyecto anunció que en su primer etapa el aeropuerto tendría un costo de entre los 16 y 17 millones de dólares, precio que se mantuvo pero en pesos aumentaba considerablemente por la situación del dólar, además de que se entregaría hasta el 2024 y fue información que no fue dada a conocer a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ni al equipo de transición del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ante esto, declaró que se dará aviso a la Secretaría de la Función Pública, para que inicie un proceso de investigación por las licitaciones del aeropuerto y las anomalías en la construcción del mismo.

Sigue la nota aquí.