ACAPULCO, Gro., 16 de junio de 2017.- El gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó que es tiempo de desarmar a todas las policías comunitarias, ya que es “un asunto que le conviene al estado y a los guerrerenses”, y se debe empezar a ver la manera de llevarlo a cabo.

Señaló que primero se tienen que atender las investigaciones de la masacre de una familia en San Pedro Cacahuatepec para dar con los responsables. Asimismo dijo que no contestará todos los días las declaraciones de los líderes de los comunitarios, como las del dirigente de la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), Bruno Plácido Valerio, quien aseguró que su corporación no será desarmada.

“Lo primero que hay que hacer es atender el tema que tiene relación con San Pedro Cacahuatepec, de lo demás no me voy a poner a contestar todos los días lo que hay que hacer y estoy convencido que es lo que tenemos que hacer, para hacer las cosas no necesito estarlo repitiendo”, puntualizó.

Entrevistado en Acapulco después de colocar la primera piedra de lo que será el nuevo complejo residencial Armando’s Le Club, proyecto que tendrá un costo de unos 600 millones de pesos, Héctor Astudillo reiteró que la inseguridad no ha afectado la influencia turística ni la inversión en el puerto y el estado.

Por otra parte, confirmó la construcción de la segunda etapa del Macrotúnel: “ayer hablé con el presidente de la República, pronto vendrá a dar banderazo a algunas obras”, concluyó.