ACAPULCO, Gro.,  7 de septiembre de 2020.- Vecinos de la colonia Rubén Jaramillo tomaron las oficinas del Instituto de Vivienda y Suelo Urbano (Invisur) en el puerto para denunciar la supuesta injerencia de la dependencia en un conflicto con una empresa privada.

Desde las 11 de la mañana, unas 50 personas encabezados por la diputada federal de Morena, Rosario Merlín, irrumpieron en el inmueble, sacaron a los trabajadores y lo cerraron.

La líder de los colonos Guadalupe Arenas indicó que los colonos firmaron un convenio en 2006 con Javier Marroquín, ex apoderado legal de la empresa particular Punta Brava, quien es dueña de los terrenos donde la colonia se encuentra asentada.

Quadratín obtuvo información que señala que Marroquín se quedó con el dinero entregado y no dio cuentas a la empresa Punta Brava, por lo que la mayoría de los habitantes no tienen las escrituras de sus casas, y los pocos que sí, tienen la escrituración retenida en la dependencia desde administraciones pasadas.

Los nuevos apoderados legales de esta empresa han acudido a tratar de negociar con los vecinos, a quienes les han ofrecido que hagan pagos mensuales de 5 mil pesos, pero los habitantes consideran que es demasiado dinero.

Los inconformes acusan que el Invisur está en contubernio con los nuevos apoderados y los favorece.

Invisur ha informado y reiterado que no tiene la facultad de venta de terrenos en esa zona y sólo se limita a la escrituración de los terrenos, siempre y cuando se cuente con la documentación en regla.