ACAPULCO, Gro., 25 de julio de 2019.- Después de un año y siete meses de estar detenido tras los enfrentamientos en la comunidad La Concepción, este jueves fue liberado de la cárcel del puerto, Vicente Suástegui Muñoz, hermano del dirigente del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (Cecop), Marco Antonio Suástegui Muñiz, quien fue puesto en libertad hace casi dos meses.

Vicente salió de prisión tras pagar una fianza de 224 mil pesos. Ahí, en Las Cruces, lo esperó su esposa, sus hijos, familiares e integrantes de organizaciones como la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), además de sus abogados del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, a quienes agradeció por el apoyo y pidió no abandonarlo, porque aún continúan detenidos su primo Manuel Everardo y otro integrante del Cecop de nombre Maximino.

A su salida, arremetió contra su hermano Marco Antonio porque los dejó solos “como perros” a él, a su primo y al otro integrante del Consejo, pues señaló, tuvieron que haber sido liberados en junio junto a los otros 13 integrantes, porque el líder del Cecop, su esposa María de Jesús y la comisionada de Honor y Derechos Humanos de la Casa de Justicia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) en Cochoapa, Kenia Inés Hernández Montalván tenían un pago de 831 mil pesos para pagar la fianza de todos los presos.

“No cumplieron y sólo pagaron la fianza de Marco Antonio, todavía sigue un primo de nosotros detenido, me dolió dejarlo, no podíamos estar los dos, porque yo tengo que hacer algo para poder sacarlo, porque Marco Antonio nos abandonó en la cárcel. En su momento cuando estuvo en Nayarit di todo por él, hice marcha, sí tomamos casetas, pero no robamos, ni nos enriquecimos el bolsillo, porque nosotros pagamos la fianza de Emilio y de julio y la de él, que fue de 264 mil pesos, yo la pagué, ahora él nos abandonó aquí, es lo que más nos duele, nos dejó abandonados como unos perros”, aseguró.

Dijo que en la cárcel les prohibieron las llamadas, las visitas, y que encima se enteró que Marco Antonio lo expulsó a él y a su esposa de nombre Samantha del Cecop en una asamblea, “no podemos ser expulsados por Marco, pero si no quiere que pertenezcamos a una organización que él maneja, pues no pertenecemos, no vamos a seguir, pero no quiere decir que vamos a dejar la lucha, vamos a seguir defendiendo la tierra”.

Denunció que en ese tiempo, su hermano en varias ocasiones humilló a su esposa, la jaloneó y le escupió en el rostro, y que por la operación por una hernia que tenía no pudo defenderla ni golpear a Marco Antonio porque lo castigarían. “Es un cobarde, la escupió en el rostro y eso no lo ha dicho, sólo dice que se ha enriquecido y no me quiere sacar porque ella tenía el dinero, mentira, lo tuvimos que conseguir porque nos ayudó la CETEG”, indicó.

Cuestionado de si iba a regresar a los bienes comunales de Cacahuatepec y continuar en su lucha defendiendo la tierra, Vicente Suástegui sostuvo que sí y que incluso estaba a favor de una reconciliación como ha propuesto el gobierno, los abogados y el Consejo, sin embargo aclaró que debe existir paz entre todos.

“No voy a salir a retar al gobierno, porque qué reconciliación busco, qué paz quiero para mi pueblo, no voy a salir expulsando a la presidenta municipal (de los bienes comunales), porque eso es hipocresía, porque después y a los pocos días la invita a ser la invitada de honor en los bienes”, comentó.

De los dos presos que todavía continúan en Las Cruces, Suástegui Muñoz explicó que cada uno debe pagar una fianza de 225 mil pesos, aunque en uno de los casos es más complicado, ya que presenta otra carpeta de investigación por homicidio.