CHILPANCINGO, Gro. Tal y como reportan Animal Político y Reforma, los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa suspendieron por segunda ocasión el diálogo con el gobierno federal “por todo lo que ha venido pasando”, aseguró el abogado y representante legal de los familiares, Vidulfo Rosales este martes en conferencia de prensa.

 

Acusó que las detenciones arbitrarias en las manifestaciones, las declaraciones del secretario de Marina, Vidal Soberón, en el sentido de que los padres de los normalistas son manipulados, y las agresiones de policías federales, como las ocurridas el domingo pasado, son pretextos para reprimir al movimiento, ya que “la estrategia parece ser amedrentar, perseguir y criminalizar a las organizaciones que apoyan este movimiento”, consideró el abogado en su momento.

 

No obstante, el propio Vidulfo Rosales informó este miércoles que la relación de sus defendidos con el gobierno federal “no están rotas, sino que simplemente hay una tensión que esperan se acabe en los próximos días. Hay que matizar un poco. No es que rompamos las relaciones, simplemente creo que en las últimas fechas ha habido mucha tensión entre los padres de familia y autoridades. Yo creo que se han descompuesto un poco las relaciones”, dijo en entrevista radiofónica con Adela Micha para Grupo Imagen.

 

Explicó que la relación “está suspendida, pero que los padres están interesados en seguir enterados de qué es lo que se está realizando para buscar a los normalistas desaparecidos”.

 

“De parte de los padres de familia hay la intención de continuar con este diálogo con el único efecto de que pudieran brindar información de cuáles son los avances en la investigación y en la búsqueda”, agregó el también abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”.

 

Rosales informó que esperan que en los próximos días “de parte del gobierno pueda haber una señal de que se distienda el diálogo” y que ellos mismos podrían dar también una señal para retomar la relación con el gobierno federal.

 

La primera vez que los padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala suspendieron el diálogo con el gobierno federal se suscitó el pasado 26 de noviembre (a exactamente 2 meses del levantamiento de sus seres queridos), ello pues denunciaban la incapacidad de la Procuraduría General de la República (PGR) para atender el caso a cabalidad.

 

Leer más en Animal Político, Reforma, La Silla Rota y Milenio