ACAPULCO, Gro., 5 de mayo de 2018.- La dirigencia municipal del PRD festejó con un grupo reducido de militantes los 29 años de existencia del Sol Azteca, en el que llamaron a reivindicar al partido y recordaron a todos los perredistas que han muerto en la lucha.

Al evento, que se llevó a cabo en el hotel Las Hamacas de Acapulco, acudieron el presidente del Comité Directivo Municipal, Wulfrano Salgado Romero, el secretario general Bulmaro Cabrera Rojas, el candidato a la alcaldía del puerto por la coalición Por Guerrero al Frente, Joaquín Badillo Escamilla, y el candidato a senador, Mario Ramos del Carmen, así como un grupo de unos 80 perredistas.

En su participación, Wulfrano Salgado, llamó a los próximos regidores perredistas a reivindicar al partido y a atender a su militancia, sin importar de qué distrito sean.

Asimismo criticó a los actores políticos que han llegado a tener cargos públicos gracias al PRD y después abandonaron el partido, pues sólo se aprovecharon de este.

Salgado Romero hizo referencia al actual candidato del PRI a la presidencia de Acapulco, Ricardo Taja Ramírez, quien fue regidor por el PRD en la administración de Manuel Añorve Baños e “inmediatamente a los tres meses, se fue con el PRI. Dios los hace y ellos se juntan”; también mencionó al ex alcalde y actual candidato de Moreno al Senado, Félix Salgado Macedonio.

Por su parte Bulmaro Cabrera señaló “las mañas” en las que ha incurrido el PRI durante el actual proceso electoral, pues afirmó que los presuntos integrantes de la corriente perredista Nueva Mayoría que se sumaron al proyecto del candidato priísta al Senado, Manuel Añorve Baños, no se encontraron en del padrón de militantes del PRD.

En tanto el comisionado nacional del partido en Guerrero y fundador del PRD, Trinidad Morales Vargas, recordó la historia del Sol Azteca desde su fundación y destacó que estos 29 años “han sido una lucha incansable”.

Aseguró que hay PRD “para al rato” y que la sangre de los militantes caídos no será en vano; además sostuvo que de no ser por el partido, Guerrero seguiría siendo “uno de los peores (estados), de los más atrasados del país”.

Durante el evento, los perredistas partieron un pastel para celebrar su aniversario y guardaron un minuto de silencio, además de hacer un pase de lista para algunos de los compañeros asesinados durante los 29 años de historia del partido.